Contactar

 

Una luna para los desdichados: Crítica PDF Imprimir E-mail
Escrito por José R. Díaz Sande   
Lunes, 14 de Mayo de 2012 11:25
 

UNA LUNA PARA LOS DESDICHADOS
CANTO DE AMOR DE O'NEILL


UNA LUNA PARA LOS DESDICHADOS

(A MOON FOR THE MISBEGOTTEN)

CANTO DE AMOR DE O'NEILL HACIA SU HERMANO

 

 
 JOSÉ PEDROCARRIÓN / MERCÉ PONS / EUSEBIO PONCELA
FOTO: SERGIO PARRA

En esta temporada de 2011 - 2012 han subido a los escenarios títulos de teatro de autores norteamericanos, entre los que hay que contar Agosto, título más actual, pero que recoge las esencias del teatro de aquellos autores de la mitad de la década del siglo XX: O'Neill, Miller, Williams...; La loba  de Lilliam Helman, y en medio un Eugene O'Neill, poco frecuentado: A Moon For The Misbegotten (1943) que en España se tradujo en 1994 como Una luna para el bastardo (CLIKEAR), dirigido por Gerardo Malla, y ahora, en 2012, Una luna para los desdichados dirigido por John Strasberg  (hijo del mítico Lee Strasberg del Actor Studio).

 

Literalmente "Misbegotten" se traduce por "Bastardo", pero John Strasberg ha preferido el término "desdichados" porque La palabra bastardo no es la traducción del término bíblico misbegotten y optamos por desdichados ya que se aproxima mucho más a la intención del autor”. En palabras de la traductora de esta versión Ana Antón Pacheco: "Cuando estaba traduciendo el verano pasado tenía un folio completo lleno de posibles títulos. Estaba sumida en la desesperación, porque misbegotten no hay manera de traducirlo al castellano (...) Misbegotten en inglés se refiere a alguien que es defectuoso, que ha sido mal concebido, fuera del matrimonio; pero en A Moon for the Misbegotten no hay ningún bastardo." (CLIKEAR)

 

Viendo este montaje parece  afortunado el nuevo término, porque, aunque el personaje más débil sea James Tyrone (Eusebio Poncela), por el que O'Neill muestra un cariño especial, es su hermano, "desdichado" no es sólo él sino todos los personajes, y esa mágica luna llena causa un influjo especial en todos.

 

De O'Neill son más conocidas Deseo bajo los olmos (1924),  A Elektra le sienta bien el luto (1931)(CLIKEAR) y Largo viaje hacia la noche (1941)  (CLIKEAR). Una luna para los desdichados pertenece a su última época, cuando el Parkinson se había apoderado de él. Intentó dictar sus historias teatrales, pero le supuso algo imposible. Volvió a escribir con su mano trémula y de esa vacilante escritura salieron: Aquí está el vendedor de hielo (1939, estrenada en 1946), Largo viaje hacia la noche (1941, estrenada en 1956), Un luna para los desdichados (1943).

 

O'Neill nos entrega un texto, que salvo la versión de Gerardo Malla de 1994, en España no se ha representado mucho más. Incluso es poco conocido a nivel de lectura, ya que las traducciones españoles se han centrado en sus títulos más emblemáticos, antes citados. Hace 50 años el argentino León Mirlas la tradujo y le dio el título de Una luna para un bastardo. Gerardo Malla trabajó sobre una versión de Amparo Valle.

 

En Una luna para los desdichados, O'Neill prosigue con sus recuerdos familiares, más centrados, aquí, en su hermano mayor, alcohólico y desnortado, por el que muestra una gran ternura y una gran sensibilidad. Ya lo había dibujado en Largo viaje hacia la noche, pero aquí el dibujo es de una preciosa caligrafía amorosa. Llega a tal grado que la obra se convierte en un gran canto de amor y comprensión hacia su hermano, aquí James Tyrone, interpretado con igual cariño y filigrana por Eusebio Poncela.

 

La obra está estructurada en dos actos, que transcurren en un día y una noche. El nuevo amanecer nos trae la caída de telón. En el primer acto la historia y la acción se centran en el cascarrabias y aparente dominador Phil Hogan (José Pedro Carrión) y su hija Josie Jogan (Mercé Pons), que ha heredado el carácter de su padre y es quien evita los abusos de poder de su padre contra el resto de la familia. Son una familia de inmigrantes irlandeses, que lo que más que les ha brindado la inmigración es vivir en una casucha y ser aparceros de una finca de otro irlandés (James Tyrone), cuyo padre triunfó como actor en Broadway, pero él, salvo pequeños papeles, su preocupación es visitar la finca de vez en cuando y beber. La finca, espacio que reúne a las dos familias, es un erial llena de cascotes, reflejo de las áridas vidas de James y de los aparceros. El segundo acto ahonda más en la relación de James y Josie, y es la parte emocional y más bella literariamente de dos seres que anhelan el amor para poder sobrevivir.

 

No se puede decir que haya una línea argumental propiamente dicha. O'Neill se acerca a unos seres, que adora, y gracias a esa Luna Llena, que dicen las leyendas que trastocan al ser humano y desvela su profunda realidad - ahí está el famoso hombre lobo - se desencadena su realidad más profunda, que muestra esa esquizofrenia propia del ser humano: el estar lleno de amor reprimido y de agresividad exterior. Es curioso, cómo hasta la realización del acto amoroso, que culmina en el sexo, no deja de tener una buena dosis agresiva.  Este misterio del hombre que no hemos conseguido desvelar, lo analiza O'Neill en los tres seres protagonistas, pero fundamentalmente en James.

 

Lo más destacable de esta versión es la capacidad de los tres actores principales: Mercé Pons, José Pedro Carrión y Eusebio Poncela - orden de aparición -, que son los que llevan todo el peso de la función, ya que los otros dos personajes Mike Hogan (Gorka Lasaosa) y le acaudalado T. Stedman Harder (Ricardo Moya), están poco esbozados y sirven para terminar de dibujar al resto de los personajes. Mike nos ayuda a reconocer, desde el principio, la bravura de su hermana Josie,  y el acaudalado Harder entra a formar parte de una segunda historia, un tanto marginal en el contexto de la obra, que muestra el conflicto de las lindes de una finca con otra y de la posible venta por parte de James, dejando sin tierra ni casa - casucha - a los Hogan.

 

Esta historia de las lindes territoriales podría ser la  trama argumental: la familia Hogan se ve amenazada por la posible venta. El pícaro Phil Hogan, no ve con malos ojos que Josie aliente los amores ocultos del vacilante y apocado James para obtener sus fines. No obstante, tal trama es sólo una excusa para reunir a tres personajes y abrirlos en canal, descubriéndonos sus entrañas. Las crónicas narran que el día del estreno la obra fue un fracaso. No sé las razones, pero es posible que el público perdiese el norte al intentar asistir a un trama insinuada y no supiera acompañar a James, Josie y Philp en su itinerario interior. Y es que, ese acompañamiento, creo, que es el centro de la obra de O'Neill. Por eso, si las obras de ese teatro norteamericano: Miller, Williams, T. Wilder etc. son obras que precisan actores de calidad por sus brillantes parlamentos y análisis de la psique humana, esta lo es por partida doble, ya que la acción es mínima. Abundan los diálogos por parejas, a veces narradores de lo que ha sucedido y otras efluvios de sus sentimientos. El secreto, pues, es contar con actores que sepa, "decir el texto" y componer físicamente el personaje, más allá del vestuario. En este montaje lo consiguen.

 

Me ha llamado poderosamente la atención, la interpretación de Eusebio Poncela en su James. Si O'Neill lo ha tratado con especial cariño, Eusebio no ha sido menos.  Ha compuesto su personaje con una finura especial, propio de un orfebre tanto en la voz, como en la composición del cuerpo y en el caminar, evocación de un ser avejentado y debilitado por la riqueza de alcohol que atesora su cuerpo. Muestra, también, esa inseguridad obtenida por contraste con su triunfador padre. Por otro lado, Poncela posee un evocador rostro de desamparo. Ayuda su vestuario, deforme en las perneras y amante de cierto desaliño.

 

En contraste, está la vitalidad y primitivismo del viejo  Philp, que José Pedro Carrión interpreta con soltura y con cierta comicidad. Su borrachera es primitiva y grandielocuente frente a la más contenida de James. El contraste de ambas revela una dirección más allá de lo manido. Las borracheras son un punto débil en teatro, pues se suele acudir a estereotipos, sin que reflejen la propia personalidad. Aquí esto se ha cuidado bien. José Pedro Carrión que aquí es Philip en 1988 interpreta a James Tyron (Jim)en Largo viaje hacia la noche (CLIKEAR), con Miguel Narros y William Layton en la dirección, estrenada el 19 de octubre de 1988. Carlos Hipólito era Edmund el hermano menor, Alberto Closas, el padre de ambos James Tyron y Margarita Loznao, la madre.

 

Mercé Pons es una Josie, que, en principio, tardamos en aceptar. Resulta demasiado fina para un papel un tanto díscolo y provocador. Posiblemente recordamos unos estereotipos falseados y por eso no nos encaja. No obstante, a medida que va transcurriendo la acción, nos vamos identificando cada vez más con ella y obtiene, en el segundo acto, momentos sublimes con la escena de amor con James, que evoca una misericordiosa y amorosa  Pietá. A ello ayuda un texto de una gran inspiración evocadora y poética.

 

Si todo el espectáculo, en sus línea fundamentales, posee una buena coherencia, personalmente, se me despega la escena del acaudalado terrateniente Harder que interpreta Ricardo Moya. No es culpa de él. La dirección cambia de estilo totalmente pues se desenvuelve en plan de farsa, a nivel "clownesco". Es cierto que el personaje no da para mucho más. Me pregunto si es necesaria y se podría eliminar, y dar el conflicto de las lindes territoriales de otro modo.

 

Gorka  Lasaosa es Miken Hogan, hermano de Josie. Es un personaje si mucha entidad dramática y que sirve, como introducción, para anunciar el carácter dominador de Philp y la bravura de Josie que sabe enfrentarse a su padre y manejarlo. Gorka acompaña a su personaje con naturalidad, pero esta escena resulta superflua.

 

No sé hasta qué punto el texto original ha sido respetado en su integridad, sin embargo hubiera necesitado cierta "poda". El primer encuentro de Philp y Josie, que nos cuentan la historia resulta largo. Después hay pequeños parlamentos que sobran. Baste el ejemplo del principio del segundo Acto. Josie nos informa de que James no ha acudido a la cita, en un minúsculo soliloquio. Sobra. Lo podemos intuir sin más. Estas pequeña cosas ralentizan un poco la progresión.

 

El espacio escénico acude, mediante un realismo poético, donde la luna en el segundo acto es protagonista y con un gran poder evocador, a una traslación del mundo interior de los personajes hacia el entorno que le rodea. Es amplio. Una árida tierra y una casucha parcheada como parcheados están James, Phil y Josie. Funciona bien y ayuda a mover la no acción de la obra, plagada de parlamentos.

 

Una luna para los desdichados es un espectáculo que nos acerca a la debilidad del ser humano y a quererlo más. Posee parlamentos de una gran poesía y lo que es más llamativo, se convierte en una bella y sensible declaración de amor de O'Neill hacia su hermano. Ha valido la pena.

 

EUSEBIO PONCELA / JOSÉ PEDRO CARRIÓN
 
 JOHN STRASBERG / RICARDO MOYA /  GORKA LASAOSA
EUSEBO PONCELA/ MERCÉ PONS / JOSÉ P.. CARRIÓN
 FOTOS : SERGIO PARRA

Título: Una luna para los desdichados

Autor: Eugene O'Neill

Traducción y versión: Ana Antón Pacheco

Iluminación: José Manuel Guerra
Escenografía y vestuario: Elisa Sanz
Ayudante  de escenografía: Mónica Boromello

Espacio sonoro: Jorge Muñoz
Cartel: Sergio Parra

Realización de escenografía: Mambo / Sfumato

Realizaicón de vestuario: Gabriel Besa

Ambientación de vestuario: María Calderón

Utilería: Mateos / Teatro Español

Producción: Teatro Español

Ayudante de dirección: Emilio del Valle

Intérpretes: Mercè Pons (Josie Hogan), Gorka Lasaosa (Mike Hogan), José Pedro Carrión (Phil Hogan), Eusebio Poncela (James Tyron), Ricardo Moya (T. Stedman Harder)

Dirección: John Strasberg

Duración: 2h. 30 min. con intermedio

Estreno en Madrid: Naves del Español/ Sala 2, - 29 - III - 2012

 

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande


Matadero madrid

naves del español

DIRECTOR: MARIO GAS

paseo de la chopera, 14

28045 - madrid

metro: legazpi, líneas 3 y 6

bus: 6, 8,18,19, 45,78 y 148

Cercanía: embajadores

 http://www.munimadrid.es           

Entradas: Sucursales de la Caixa de Cataluña

y Tel-entrada (24 horas) 902 10 12 12

  

 

Última actualización el Lunes, 14 de Mayo de 2012 18:30
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium