Contactar

 

El Zoo de Cristal. Cristina Rota. Crítica PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jerónimo López Mozo.   
Miércoles, 28 de Abril de 2010 17:53
EL ZOO DE CRISTAL
DRAMA DE RECUERDOS

[2005-04-27]

En la pared del salón cuelga el retrato del ser señor Wingfield, esposo de Amanda y padre de Laura y Tom.

EL ZOO DE CRISTAL
DRAMA DE RECUERDOS


FOTO: JEAN PIERRE LEDOS

Título: El zoo de cristal.
Autor: Tennessee Williams.
Traducción: León Mirlas.
Dirección: Agustín Alezzo.
Escenografía y vestuario: Ana Garay.
Iluminación: Felipe Ramos.
Música: Mariano Marín.
Coreografía del vals: Mónica Runde.
Ayudante de dirección: Amanda Rodríguez.
Fotografía y retrato del padre de Tom: Jean Pierre Ledos.
Diseño gráfico: Luis Castro.
Producción: Producciones Cristina Rota, S.A.
Producción ejecutiva y distribución:
Producciones Teatrales Contemporáneas, S.L.
Realización de escenografía: Monenegro, S. A.
Realización de vestuario: Cornejo.
Intérpretes: Luis Tosar (Tom), Cristina Rota (Amanda, la madre), María Botto (Laura) y Juan Carlos Vellido (Jim).
Duración: 2h. 35 min (incluido descanso de 15 min)
Estreno en Madrid: Centro Cultural de la Villa, 9 – IV - 2005.


En la pared del salón cuelga el retrato del ser señor Wingfield, esposo de Amanda y padre de Laura y Tom. Abandonó a su familia y la dejó a la deriva en una deprimida ciudad sureña de los Estados Unidos en la que no es fácil levantar cabeza. Más aún si uno sus miembros padece un defecto físico, como le sucede a Laura. Su leve cojera es un obstáculo para cultivar las relaciones sociales que le permitan


CRISTINA ROTA (AMANDA, la madre)
encontrar a la persona que la saque de casa y asegure su futuro. Hay otra foto, esta vez en el programa de mano. Es un retrato de familia. En él aparece el hermano mayor, ocupando el lugar del cabeza de familia ausente. A su lado, la madre, sonriente, contenta. Algo separada, seria y tal vez asustada, está Laura. Es la única que no mira a la cámara. Detrás de ellos, de pie, Jim, el joven que hubiera podido casarse con ella. Es una foto que nunca se hizo, que sólo existe en la cabeza de la madre. Por eso, nos la muestran hecha añicos. Esos pedazos de papel resumen el drama de esa familia, porque la realidad es que el pretendiente, compañero de trabajo de Tom, apenas lo fue durante unas horas, las transcurridas durante una cena preparada para “pescar” novio para la frágil niña. La información sobre lo sucedido en esa velada en la que se esfuman las esperanzas respecto al porvenir de Laura y, por extensión, del resto de la familia Wingfield, abocada a cuidar de ella indefinidamente, nos la proporciona Tom.
 

MARÍA BOTTO (LAURA, la hija)
También nos habla del ambiente de amargura que reinaba en la casa familiar, al que resultaba difícil sustraerse, y nos ofrece testimonios de la tiranía de una madre dominante, obsesionada con controlar todo cuanto sucedía entre sus paredes, atosigadora, empeñada en dar ordenes y en recriminar las conductas de los demás. Tom, para huir de ese entorno y de la mediocridad de su trabajo como empleado en un almacén de zapatos, da cuenta, además, de sus intentos de evadirse. Su refugio en el alcohol, las escapadas nocturnas a las sesiones cinematográficas y la escritura de poemas se revelan inútiles, hasta que, siguiendo los pasos de su padre, se va. Lo que nos llega desde el escenario son sus recuerdos.
 

JUAN CARLOS VELLIDO (JIM)
Tom es el alter ego del propio Williams. Estamos, pues, ante una obra con una enorme carga autobiográfica. En este texto primerizo, el autor nos habla de él y de su entorno. Pero el tiempo ha superado las referencias personales que contiene y ha borrado lo que hay de local en la historia que se nos muestra. Los conflictos que plantea siguen existiendo en la sociedad actual. De ahí el interés que continúa despertando cuando ha transcurrido más de medio siglo desde su estreno, reforzado por una escritura que superaba la tendencia realista de la época y hoy conserva intactos todos sus valores. El zoo de cristal ha entrado en la categoría de los clásicos contemporáneos. Por ello no es extraño que siga representándose en todo el mundo, aunque hay algo más que lo explica. El papel de la madre es un regalo para cualquier buena actriz que haya alcanzado su madurez interpretativa, lo que garantiza su casi continua presencia en los escenarios. En España, la última que lo asumió fue Amparo Soler Leal y, en estos momentos, Jessica Lange lo hace en Nueva York. No es sorprendente que Cristina Rota haya escogido este texto para subir por primera vez a un escenario de nuestro país, tras quince años de residencia en él dedicada a la formación de jóvenes actores.
 

LUIS TOSAR
(TOM, en la foto encarna al Padre)
Para la puesta en escena ha contado con Agustín Arezzo, prestigioso director argentino que nos visita por primera vez. Apoyado en una sencilla y práctica escenografía de Ana Garay, su trabajo se ha centrado en la dirección de los actores. Arezzo ha rebajado el tono dramático habitual en otros montajes, por lo general más cercanos a la propuesta original. Para ello se ha servido del personaje de la madre, en el que ha resaltado determinados aspectos de su personalidad, sobre todo el irónico, en detrimento de los esenciales. El resultado es que la interpretación de Cristina Rota sigue derroteros distintos al de los demás actores. Lejos del comedimiento del que éstos hacen gala, su actuación esta salpicada de gestos que rozan la exageración. Luis Tosar se muestra sobrio, tanto cuando es el narrador de la historia, como cuando forma parte de ella. Pasa con facilidad de una función a otra, diferenciándolas perfectamente. Aquella la cumple con frialdad y cierto aire nostálgico y ésta con contenida ira. María Botto, en su bello y difícil papel de hija, sale airosa, alcanzando el punto más alto de su actuación en la larga escena que sigue a la cena, aquella en la que vence su timidez y se confía a Jim y, luego, tras el vals que logra hacerle olvidar su cojera, regresa bruscamente a la realidad. Juan Carlos Vellido, en el breve papel de invitado a la cena, saca el máximo provecho a su personaje.

 

 

 

 

Más información

           El Zoo de Cristal - Información General

           El Zoo de Cristal - Entrevista
           El Zoo de Cristal - Hechos y Figuras
           El Zoo de Cristal - Crítica Teatro
           El Zoo de Cristal - Crítica Teatro
           El Zoo de Cristal - Crítica Teatro
 


JERÓNIMO LÓPEZ MOZO
Copyright©lópezmozo


Centro Cultural de la Villa
Madrid. Concejalía de las Artes.
Jardines del descubrimiento
Pz/ de Colón, s/n
28046.- Madrid
Tf.: 91 280 03 00
Metro: Colón
Autobuses: 14,21,27,40,53 y 150.
www.munimadrid.es
Tf. Entradas, Caixa Cataluña 902 10 12 12

www.esmadrid.es

 

 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium