Contactar

 

Inconsolable. Gomá-Caballero. CDN PDF Imprimir E-mail
Escrito por www.madridteatro.net   
Domingo, 02 de Julio de 2017 15:32

 

 incosolable cartel b

 

 

INCONSOLABLE
(Monólogo)

de
JAVIER GOMÁ

dirección
ERNESTO CABALLERO

intérprete
FERNANDO CAYO

en el
TEATRO MARÍA GUERRERO
(SALA PRINCIPAL)
de
MADRID

Del 28 de junio al 23 de julio de 2017

Cierra la temporada del Centro Dramático Nacional, Inconsolable de Javier Gomá, un monólogo interpretado por Fernando Cayo dirigido por Ernesto Caballero, director artístico del Centro Dramático Nacional.

LA FILOSOFÍA EN ESCENA
ESENCIALISMO DE LA ESCENA

   MGP4171 b
  FERNANDO CAYO
FOTO: marcosGpunto

En palabras de Ernesto este montaje tiene algo de especial

  • por cómo ha sido programada. Se programó después de haber anunciado la temporada. Leí este monólogo y me conmocionó. Una vez que pretendía, en esta segunda etapa, introducir una línea nueva, me parecía que era un buen cierre de la etapa anterior, y un buen inicio de los tres años que nos esperan. La nueva línea es que pretendo introducir el elemento del pensamiento: la reflexión, la filosofía en la escena. El teatro y la filosofía siempre han estado hermanados, y se ha hecho gran filosofía a partir del teatro. En estos momentos pensar el mundo desde el teatro va a ser una constante que va a definir esta etapa futura.

Ernesto reconoce que textos de este tipo hay pocos que puedan ser llevados a escena, pero al conocer este texto, como creador, le atrapa y al mismo tiempo confluye el interés por introducir en el teatro la llamada  filosofía escénica.

  • sentí que tengo que enfrentarme con él y llevarlo a las tablas, porque es un gran texto teatral, que suscita muchas posibilidades escénicas; eleva el tono de lenguaje y de pensamiento al tratar el tema de la muerte, y se dio la ocasión de que a Fernando Cayo, excelente actor y con el que había trabajado en Rinoceronte(CLIKEAR), le cautivó el texto. También, al consultar con el equipo de producción, se vio posible, cosa rara, que al ser final de temporada había un espacio. Nos pusimos a trabajar con excelentes colaboradores como son Paco Azorín en la escenografía, a Luis Miguel Cobo en la música, a Juan Sebastián en el vestuario y a Ion Aníbal en la iluminación. Ha sido un poker de ases, con lo cual todo ha sido más fácil. El teatro María Guerrero era el marco idóneo, ya que concilia un tono afable, cercano, mundano y, en ocasiones, casi íntimo con una concesión escénica que es muy esencial, una poética muy depurada, pero que en algún momento se desliza hacia el Auto Sacramental. Esta conjunción es lo que define la puesta en escena despojada, esencial, donde el concepto sombra - la sombra del padre - es una constante.

JAVIER GOMÁ
COMBINAR EL ASPECTO VIVENCIAL
CON UNA EXPERIENCIA DE COMUNIÓN
LA LITERATURA MALEDUCADA

inconsolable ensayo1 galeri  
FERNANDO CAYO
FOTO: marcosGpunto
 

Javier Gomá, licenciado en Filosofía Clásica y Derecho, es desde el 2003 director de la Fundación Juan March, con sede en Madrid, es, también, escritor y ensayista. Otra de sus actividades son conferencias, artículos periodísticos, suplementos culturales y radio. Inconsolable es su primer texto llevado a escena. Se trata de un monólogo, una reflexión compartida del Hijo con el público o el lector cuyos  rasgos distintivos con respecto a otros monólogos, según Javier,  son:

  • primero es un monólogo que ya han leído decenas de miles de personas. Supongo que esto no es muy frecuente. Se ha leído porque  lo publicó el periódico El Mundo en portada un domingo de julio de 2016 y se agotó. He tenido la ocasión de recibir centenas de testimonios de lecturas. También está publicado  en libro y ha tenido varias ediciones. Eso hace que muchos de los que vengan al teatro, vendrán no a conocer un texto, sino a reconocerlo. Un monólogo convertido en palabra dramática. Supongo que esto lo hace distintivo respecto a otros estrenos.

En segundo lugar este monólogo es distintivo

  • porque su temática rehuye los aspectos idiosincrásicos y particulares de su autor, puesto que invoca una experiencia universal, la de ser hijo, y si no universal, pero casi, la de perder al padre. Lo hace mediante un itinerario que esquiva las anécdotas personales salvo aquellas que ilustran el itinerario y trata de concernir, interpelar, conmover a cualquier persona que vive su vida de manera consciente y que trata de vivirla con dignidad, con sentido, con alegría pese a la experiencia que el propio monólogo describe. Tanto el tema como el modo de aproximarnos al tema conjuga el aspecto vivencial, experimental en grado sumo e individual, como es esta situación límite,  con la aspiración a que sea una experiencia de comunión con cualquier asistente o cualquier lector. Cosa que se formula de manera un poco cómica o humorística con el término literatura maleducada, que se expresa en el monólogo y que lo que quiero decir es que no se pretende que el autor libere sus demonios interiores ante la muda presencia de los asistentes, sino, más bien, invitarlos a un acto de comunión o de  conmemoración colectiva ante el hecho misterioso del vivir, del envejecer y del morir.
   MGP4818b
  FERNANDO CAYO
FOTO: marcosGpunto

El término literatura maleducada, Javier lo precisa como

  • el exceso de exhibicionismo sentimental. Al mismo tiempo, al final de la obra, confieso que forma parte de esa categoría literaria, pues tal vez me he pasado en las expansiones sentimentales. El que haga una reflexión sobre esa literatura, no quiere decir que esté exento de caer en ello. Por eso por literatura maleducada no se trata tanto de impugnar los libros que han escrito otros, que los habrá valiosísimos y buenísimos de todos los géneros, si no de autoexigencia. El hijo que ahí comparece se obliga a elevarse sobre su propio caso individual. No va a ser el típico caso latoso que le cuenta a los demás  sus casos y los demás lo oyen con paciencia, pero también con cortesía más que con interés, sino que la literatura maleducada es una autoexigencia de no dar curso libre a sus emociones como mero aliviadero lírico del hijo, sino a tratar de transcender a un plano que, siendo estrictamente vivencial, sea universal. Al final se convierte en autoironía, porque dice " yo he hecho todo lo contrario que  prometía", y añade con sarcasmo "yo presenté un ideal, nunca dije que lo fuera a cumplir, soy como una señal que indica un camino ¿dónde habéis visto que luego la señal recorra el camino que indica" como diciendo no hago nada de lo que promete. Es decir es una autoexigencia que finalmente, el propio hijo dice que no cumple.              

El montaje llevado a cabo Javier lo ve con la virtud de

  • resaltar de manera acertadísima ese predominio de la palabra dramática y esa evolución del actor que introduce luminosidad allá donde, en la obra, uno se sumerge en las simas del desconsuelo.

REIVINDICAR UN TEATRO
QUE DA QUE PENSAR

El tercer rasgo distintivo es

  • la reivindicación de un teatro que da que pensar. No es lo mismo que un teatro filosófico, es decir un teatro de tesis, en el que voy a  demostrar por ejemplo lo nefasto del racismo. Planteo una obra de teatro en la que el racista acaba siendo una persona abyecta y nos produce repugnancia su comportamiento. Es un teatro que da que pensar, y aspira a lo de las grandes obras de la literatura que no se limitan al entretenimiento, sino que dan que pensar, e una relación entre filosofía y teatro que no ha sido pacífica desde Platón. Él mismo, autor de obras dramáticas, al parecer con no gran éxito, y quizás, por su frustración, se vengó tan pronto como pudo en su libro de La República expulsando a los poetas, entendiendo a los poetas como educadores, es decir los autores de teatro.  Pone por un lado la filosofía, que sería el Arte  Supremo, y por otro el Teatro.
 MGP4560 b  
FERNANDO CAYO
FOTO: marcosGpunto
 

A pesar de esta distinción de Platón, Javier Gomá cree que

  • el teatro tiene mucho que aportar a la filosofía. Si la filosofía se pone en un escenario se obliga a hablar de aquellos temas con un estilo que debe conmover a cualquier persona que vive su vida de manera consciente. Es decir tendrá que hablar del amor, de la muerte, del dolor, de la belleza en cuanto a los temas. En cuanto al estilo debe hacerlo de una manera comprensible, incitante, atractiva y seductora, que logre atraer, primero y retener después la atención de un público que está presente, en lugar de, como es frecuente en la filosofía, ampararse en la investigación, en la erudición, en la jerga para esconder, muchas veces, una gran vaciedad de contenido. En consecuencia a la filosofía, el pasarse a la escena, puede servir enormemente para recuperar su designio originario, que es la de ayudar a la gente a vivir con gozo, con dignidad, con conciencia,  y, al mismo tiempo, la escena, quizá, si se abre a la filosofía pueda añadirle a sus representaciones un cierto sabor de profundidad, intensidad, conciencia que son aquellos aspectos del teatro que dan que pensar, lo cual no se contradice con el entretenimiento. Al contrario, el dar que pensar es una de las cosas más entretenidas que existen y que hace que tu tiempo pase dulcemente, como un pasatiempo que dice el monólogo en determinados momentos, con lo cual se podría producir una especie de beso entre la filosofía y el teatro, que sea dulce para ambas partes.

Como conclusión Javier Gomá afirma que

  • La vida ha sido muy injusta para conmigo, pero para bien.

FERNANDO CAYO
UN TEXTO EMOCIONANTE, MARAVILLOSO,
LUMINOSO Y CARGADO DE HUMOR

El intérprete de ese monólogo es Fernando Cayo, actor, director y músico. Ante el monólogo Inconsolable se siente un privilegiado debido al proceso creativo que ha reunido a

  • Javier, que es un gran escritor, con ese texto  emocionante, maravilloso y luminoso, y cargado de sentido del humor sobre los 40 días inmediatos al fallecimiento del padre, y a Ernesto Caballero que ha hecho una puesta en escena maravillosa, digna de un gran creador como es él. Los espectadores la disfrutarán. Javier ha hecho una función en la que deja muchos espacios de misterio. Ha dado los detalles justos y genera en el espectador la necesidad de proyectar las propias imágenes de cada uno de los que acuden a ver la representación a esa experiencia, que tiene un grado de universalidad y de particularidad justo para que el espectador proyecte. Eso me parece maravilloso. Es un acto creativo completo cuando llega al espectador, el cual es capaz de proyectar sus propias experiencias sobre la función.
   MGP5041 b
  FERNANDO CAYO
FOTO: marcosGpunto

Fernando ve la puesta en escena de Ernesto con

  • distintos grados de profundidad. Ha alimentado ese misterio con una puesta en escena abstracta, peo al mismo tiempo muy excitante e inspiradora para el espectador, así como ha hecho una labor de creación estilística muy especial.                         

El espectáculo comienza con este hijo que llega desde la calle y entra al teatro como quien entra en el salón de su casa a charlar con sus amigos mientras se toman un café.

  • tienen un tono íntimo, cercano y todo deriva en una serie de capas y puertas que se van abriendo, maravillosamente y genialmente acompañado y desentrañado por la escenografía, la iluminación y la música, que aportan un montón de capas, de sensaciones, de atmósferas al recorrido del personaje, que, en realidad, es el recorrido de todos nosotros. Es una hora y veinticinco minutos de recorrido tierno, emocionante  y con sentido del humor. Para mí ha sido un proceso muy grato, y con Ernesto ha sido toda una clase de dirección de escena con su método de experimentación. Hemos experimentado con la situación, con los momentos por los que pasa el hijo para llegar a una puesta en escena que es una esencia sobria, pero muy emocionante y cargada de reminiscencias y de imágenes para el espectador.

Inconsolable además de la interpretación de Fernando Cayo cuenta con las voces en off de Emilio Gutiérrez Caba, que interpreta al padre, y la de Tristán Ulloa.                       

FUNCIÓN
De martes a sábados: 20:30h
Domingos: 19:30 h.

PRECIO
De 25 € a 6 €

Título: Incosolable
Texto: Javier Gomá
Escenografía: Paco Azorín
Iluminación: Ion Anibal
Vestuario: Juan Sebastián
Música y espacio sonoro: Luis Miguel Cobo
Producción: Centro Dramático Nacional
Intérpretes: Fernando Cayo,
Voces en off: Emilio Gutiérrez Caba ( voz del padre), Tristán Ulloa (Voz del hermano)
Dirección: Ernesto Caballero
Duración: 1h. 25 min
Estreno en Madrid: Teatro María Guerrero (Sala Principal), 28 - VI - 2017

Más información
    Inconsolable. Gomá-Caballero.Entrevista

www.madridteatro.net

 

 

 

 

 

Centro Dramático Nacional
Teatro María Guerrero
Director: Ernesto Caballero
C/ Tamayo y Baus, 4
28004 – Madrid
Metro: Colón, Banco de España, Chueca.
Bus: 5,14,27,37,45,52,150
RENFE: Recoletos
Parking: Marqués de la Ensenada,
Pz de Colón, Pza del Rey.
Tf. :91 310 29 49

 

Última actualización el Domingo, 02 de Julio de 2017 18:15
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium