Contactar

 

José K. torturado. Alfaro-Hermes PDF Imprimir E-mail
Escrito por José R. Díaz Sande   
Lunes, 11 de Marzo de 2019 18:31

jose k CARTEL

 

 

 

JOSÉ K, TORTURADO

autor
JAVIER ORTIZ

dirección
CARLES ALFARO

intérprete
IVAN HERMES

en el
TEATRO DE LA ABADÍA
(Sala José Luis Alonso)
de
MADRID

Del 21 de febrero  al 10 de marzo de 2019

José K, torturado se encuadra en la línea sobre la ética y la responsabilidad ciudadana que ha programado el Teatro de La Abadía para esta temporada. El texto es fruto del periodista Javier Ortiz, que ha contado con la puesta en escena de Carles Alfaro e interpretado por Iván Hermes.

  jose k 5
  IVÁN HERMES
FOTO: JORDI PLA / CARLES MARTÍN

Un país indeterminado.  La policía ha detenido a un terrorista: Alias ​​José K.

José K no tiene ningún inconveniente en reconocer que odia a la Humanidad en pleno. Reconoce también que acaba de colocar una bomba de gran potencia en una plaza donde se está celebrando una concentración multitudinaria, un mitin político donde participara el presidente en tan solo media hora; pero se niega a decir en qué lugar concreto la ha puesto y a qué hora ha fijado el mecanismo de relojería que detonará el artefacto.

Hay que tomar una decisión pues el tiempo corre:
¿Se desaloja la plaza? No se sabe si habría tiempo y el pánico podría provocar una avalancha que acabaría por causar más víctimas que la propia bomba.
Ante este dilema ¿no está la tortura más que justificada para evitar la masacre?

La puesta en escena es un tanto peculiar: Una caja de metacrilato de dimensiones reducidas. Dentro un hombre desnudo, esposado de pies y manos, nos cuenta su paso por la tortura con motivo de su actividad en la lucha armada. Al tal hombre lo interpreta Ivan Hermes que ya interpretó a Roberto Zucco bajo la dirección de Lluis Pasqual en el Teatro María Guerrero (CDN), junto con otros muchos títulos. En el Teatro de la Abadía interpretó El mal de la juventud bajo la dirección de Andrés Lima. Su rostro es familiar para el gran público gracias al cine y la televisión.

El texto procede del periodista vasco Javier Ortiz (1948 - 2009). En los años de la dictadura franquista se unió a ETA. Se refugió en Francia y cuando cambiaron los tiempos se distanció de ETA y cambiaron sus ideas. Escribió bastante  sobre el país vasco, aunque el espectáculo no habla directamente de él, pero sí de violencia y terrorismo.   

CARLES ALFARO VUELVE A LA ABADÍA

JOSE 3 B  
CARLES ALFARO
  • FOTO: www.madridteatro.net
 

Carles Alfaro, un habitual en el Teatro de la Abadía con cuatro producciones y siete espectáculos de invitados, se ha encargado de la dirección, la dramaturgia y una puesta en escena que, en su opinión, encaja muy bien en la Sala José Luis Alonso por la cercanía con el espectador.

La génesis del texto viene a raíz de una conferencia  que se le pide a Javier Ortiz organizada por la Asociación para la prevención contra la tortura, hace unos 12 años. A partir de la conferencia escribió una serie de textos con el fin de dramatizar la conferencia. Falleció y su hija Ana Ortiz, debido al interés de Carles Alfaro, le dejó unos  ocho manuscritos del proceso que luego sintetizó en la Conferencia.

Intenté leer esos manuscritos con una cronología al revés, ya que  conocía el último. Mi interés era ver el criterio seguido. El proceso me tocó mucho y fue fascinante más allá de las ideas, ya que  yo venía a ser cómplice del proceso de Javier Ortiz. El primer manuscrito era extraordinariamente largo comparado con el último, donde el criterio de síntesis era muy claro: casi un decálogo ideológico, frío, casi científico y el primero de los manuscritos era la antítesis. Era extraordinariamente personal, contradictorio, humano. Me pareció que era enormemente interesante ese primer manuscrito, porque era mucho más interesante encima del escenario.

A partir  de ese material Carles crea la dramaturgia, a la que prefiere llamar teatro documento más que obra  de teatro.

A pesar de que parece una ficción, hay unas ideas entroncadas en una gestión de emociones de una implicación no habitual. Todo eso hace que, de alguna manera, haya una voz más que auténtica. Javier Ortiz no era un dramaturgo, sino un periodista y, lógicamente, ese manuscrito era un viaje para él y a partir de ahí lo transformó en un hecho periodístico y por lo tanto de análisis.      

  jose k 7 b
  IVÁN HERMES
FOTO: JORDI PLA / CARLES MARTÍN

Carles precisa que la sinopsis que se presenta en el dosier es la de la conferencia y es una hipótesis para provocar en nosotros un dilema máximo en el cual tenemos que tomar partido.

Tenemos que opinar. En una plaza porticada, y no puedo dejar de pensar en la Plaza Mayor, en la cual hay cuatro salidas. Si hay 15.000 personas dentro es complicado el evacuarla si hay un caos. Se va a celebrar un mitin con políticos incluyendo un primer ministro, y un inspector, en la conferencia ya retirado no en este montaje, que ha estado más de 20 años persiguiendo a esta persona sin conseguirlo. En el fondo son dos seres obsesionados  el uno por el otro, lo cual literariamente no es nuevo: El conde de Montecristo, Sherlock Holmes, Los miserables… A esa persona la detienen inesperadamente, la llevan a comisaría y la retienen media hora porque saben que es el experto número uno del mundo en explosivos, y hay un explosivo en la plaza que  va a estallar en media hora. Tienen media hora para que este ser confiese donde la ha colocado, ya que desalojar crearía un problema mayor que el de la propia explosión.

¿NO ESTARÍA JUSTIFICADO UN INTENTO
DE CIERTA VIOLENCIA CONTRA ÉL?

El planteamiento es que ante una posible carnicería ¿no estaría justificado un intento de cierta violencia contra él?

Si preguntáramos, creo que  la inmensa mayoría no dudaría mucho en actuar por salvar 50, 1000, 500 personas. Estamos dando por sentado una excepcionalidad en algo que está prohibido. Algo que está en la Constitución: en ningún caso se puede utilizar la violencia en un preso. Esta es la situación que se plantea, pero no en el texto puesto que asistimos  Jose K ya torturado en el cual, en un lugar,  donde no sabemos exactamente dónde está, porque su futuro no puede ser otro que el de desaparecido, pues nunca el poder va a admitir que tuvo en sus manos al autor y que no fue capaz de salvar esa situación. El, de alguna manera, realiza el expediente que nunca se hecho ni se hará, por  lo que asistimos a un acto, casi confesional, de cómo ha llegado a esa situación y qué es lo que ha ocurrido allí desde que le han detenido.       

jose k 3 copia  
IVÁN HERMES
FOTO: JORDI PLA / CARLES MARTÍN
 

Carles matiza que no José K. es un terrorista al uso. Es un terrorista "free lance" internacional en cuanto que no actúa a las órdenes de ningún gobierno ni organización política. Va por libre.

Esto lo hace más interesante, porque no hay coartadas fáciles. Asistimos a un monstruo, absolutamente, pero hay un problema lleno de razones: No es un abducido, no es un loco, no es un fundamentalista al uso. Es una persona extremadamente inteligente,  y lo que realmente incomoda al escucharle  es que el pensamiento que uno se ha hecho respecto a la lucha armada o respecto a la violencia o terrorismo, incluyendo el de Estado, en este caso, este hombre se lo planteado también y, aún así, ha decidido actuar como ha actuado. Eso es lo que realmente es preocupante.    

Este es el viaje que se propone en José K. torturado, donde no hay respuestas, algo, a estas alturas, asumido por el espectador.

Apelamos a un espectador maduro que tiene que tomar sus propias posiciones. Una de las circunstancia a admitir es que todos estamos contra la tortura. Otra cosa es que si secuestran a tu hija y en tu mano tienes el cuello del secuestrador, intentarás sonsacarle dónde está tu hija. Todos estamos en contra de la tortura, pero todos sabemos que hay tortura y no actuamos. Preferimos, como dice Javier Ortiz, que la doble moral y el miedo son los dos hermanos gemelos, y uno se alimenta del otro. Ahí hay un tema que toda democracia que se precie tiene que afrontar sin tapujos, pero creo que es muy difícil explicar, si no es individual y desde lo humano, ese dilema de si hay excepcionalidad o no. Obviamente Javier Ortiz opina que no hay excepcionalidad. En el momento en que se abre la caja de Pandora, ¿quién decidirá qué es válida esa excepcionalidad? ¿Dónde pondremos el listón? Lo único que se puede decir es que no sea un juez, no sea nadie que realmente tenga una relevancia o un poder dado por el pueblo. Lo hará alguien que diga "este es un caso de excepcionalidad". Eso, probablemente, generará muchas más muertes que esa bomba.       

Carles  pone especial hincapié en un aspecto del personaje.

Cuando José K transita por su vida con los recuerdos, le habla al joven que fue él al inicio. Es un terrorista que va por libre a nivel internacional, pero no empezó así, lógicamente. No puedo de dejar de pensar en Javier Ortiz, y, probablemente, él tuvo su evolución en la cual las frustraciones fueron constantes. Él pasa de tener unos pensamientos y, en un momento dado, piensa que son ingenuos. Se compromete más y se mete en una organización, con laque luego entra en conflicto por su sentido crítico. Entra  en otra organización más grande y llega un momento en que nada le sirve. Acaba siendo libre de su acción que ejecute. Es, pues, un viaje ideológico y también de la propia acción de la vida.  Esto lo hace mucho más crítico y más interesante. Para mí es un viaje bastante demoledor

NUNCA HE ESCUCHADO LA VOZ DEL TERRORISTA

  jose k 6
  IVÁN HERMES
FOTO: JORDI PLA / CARLES MARTÍN

Ante tal problemática Carles reconoce que es complicado

transitar por un texto que se sabe de lo que se habla y a mí me crea un respeto, a veces, excesivo, pero creo que por ese respeto debemos ser honestos. Tengo ya unos años y se me ha negado una información durante toda mi vida que era la voz del terrorista. Nunca he escuchado la voz del terrorista, alguien que esté ejerciendo de terrorista. Nos negamos tocar a esa puerta y saber, y yo quiero saber qué hay detrás de una persona que toma esa decisión. Nos da pánico porque parece que legitimemos el escuchar. El escuchar no significa aceptar. Si un señor o señora que ejerza la violencia terrorista, si queremos combatir el terrorismo tendremos que saber qué hay detrás de un terrorista. Conocerlo. No entiendo cómo podemos combatir algo si no tenemos conocimiento de qué es lo que lo origina. Esto se me ha negado y es lo que hemos sufrido en este país sobre terrorismo y creo que escuchar no es aceptar.       

REPONER EL TEXTO
DE PEDRO CASABLANC A IVÁN HERMES

Desde el 2012 ya han pasado unos años y se ha cambiado de intérprete, por ello hay que suponer que tales cambio afecten a este nuevo montaje. La versión con Pedro Casablanc fue un trabajo arduo y se vio muy poco, por eso siempre se quiso volver a levantar el espectáculo con él, pero las agendas de Pedro y Carles no coincidían. Iván estaba empeñado en trabajar con Carles. No había visto José K. torturado, pero le habían hablado mucho del espectáculo.

Un día estábamos juntos hablando y se pudo un poco pesado con el texto. Le dije: "Mírate  el texto. Conócelo". Le hablé a Pedro, pero tenía una agenda muy ocupada. Lo último que se me ocurrió fue hacer lo mismo. Además Pedro es la pura dialéctica e Iván es la antítesis, porque tiene una irremediable  implicación personal apabullante, una desnudez, y es lo que me atrajo. Me dije "vamos a ver si puedo domar a este ser", igual que tuve que domar a Pedro, cada  uno adolecía de algo. A Pedro le costaba mucho entrar en su interior y dejarse sorprender. Con Iván he tenido que trabajar de un lugar diferente  y eso me ha generado muchos cambios, incluido un lugar muy diferente también. Han pasado siete años y yo mismo no soy igual. No repito.  

ESTOY YA CANSADO DE ESE NIVEL TAN BAJO
A NIVEL POLÍTICO. SON NIVELES INSOPORTABLES

Además de estas razones de encuentro para reponer este texto, a Carles le parece  impresentable lo que estamos viviendo últimamente.

No me gusta utilizar los textos como pretexto, normalmente, pero, al mismo tiempo, los textos tienen que ser oportunos. En este texto además de lo que hablamos, en el fondo, hablamos del miedo y de la doble moral.  Hablamos de que la sociedad si no está madura, tiene que madurar, pero podemos discutir si está tan inmadura como ellos nos lo quieren hacer ver. Por lo tanto hay cuestiones que no podemos delegar por más tiempo y tenemos que pronunciarnos o que se nos permita pronunciarnos. Estoy ya cansado de ese nivel tan bajo a nivel político, a nivel de cuestionamientos sociales, que  son niveles insoportables. Por otro lado creo que la dialéctica es algo primordial y, por lo menos,  deberíamos exigirlo en ciertos estamentos, en ciertos encuentros que suponemos son para solucionar  los problemas que tenemos. Cualquier espectador que vea ese espectáculo va a estar obligado a darle vueltas.

IVAN HERMES, un segundo José K.

JOSE 5 b  
IVÁN HERMES
FOTO: www.madridteatro.net
 

Iván Hermes es el segundo intérprete de José K, torturado. El primero fue Pedro Casablanc en el 2012 del Teatro Español y también lo dirigía Carles Alfaro. Iván afirma que se trata de un texto muy complicado y un enfrentamiento con una dialéctica muy pronunciada. Conocer a Carles y trabajar con él ha sido una experiencia nueva para mí, pues ha trabajado con el texto de una manera nueva.

Donde más nos hemos centrado es en el texto y todo lo que daba el texto.  Carles había hecho un análisis minucioso, y todo lo tenía atado y preparado. A partir  de ahí ha ido surgiendo todo lo demás, poniendo el énfasis en el conflicto interno del personaje. Es un ser humano lleno de contradicciones: qué  es lo que ha hecho en la vida, lo que  le hubiera gustado, dónde han quedado los sueños de juventud. Es un hombre que ante la muerte se tiene que enfrentar a todos los dilemas de golpe. Sabe que su vida va a acabar inminentemente. Entonces es donde más nos hemos focalizado: en el drama humano que ha detrás de todo lo que rodea el hecho como es la bomba, el terrorismo y todo lo que supone. Trabajar con este caballero (Carles) ha sido una experiencia totalmente transformadora. No soy ni la misma persona, ni el mismo actor. Está siendo todo un viaje iniciático el trabajo con Carles y esto feliz de poderlo compartir con el público.

UN SALTO MORTAL SOBRE EL TEXTO
DEJARME LLEVAR POR ÉL

A nivel de composición del personaje Iván declara que ha sido totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado, ya que se han basado en el texto.

Yo soy un actor de intuición. He trabajado con gente muy buena pero no he tenido una formación. He sido autodidacta. Al encontrarme con Carles, con este texto y con esta dialéctica he tenido que hacer un salto mortal sobre el texto. Confiarme en él y dejarme llevar por él.  Me provoca cosas y me lleva a lugares que antes yo manipulaba. Entonces me he dejado llevar por Carles. Me dio algo de información sobre la tortura. Yo había trabajado un texto sobre la tortura Pedro y el Capitán (CLIKEAR) de Mario Benedetti, que yo dirigí y por tanto tenía el tema estudiado. Luego ha sido un confiar y dejarme llevar. Estar relajado, transitar ese  texto y dejar que me provocara cosas. Inevitablemente ha incidido en mi contradicción humana: dónde estoy,  quién soy, cuáles son los ideales que tenía hace 20 años, los ideales que  tengo ahora que es la realidad. Es la misma idea que  tiene el personaje de querer cambiar el mundo, de ideales comunistas…, y cómo luego la realidad, poco a poco, te va poniendo en otro lugar de más madurez, más conciencia. El texto me ha enfrentado con esa parte mía y también me ha permitido dar voz a un mosqueo que creo que compartimos todos en la sociedad actual que vivimos. Esta dictadura del capital es atroz y puedo entender que a alguien se le pase por la cabeza, y a  mí en un momento se me ha pasado aunque no he entrado en la acción, el liarse a poner bombas, porque, realmente, es grave lo que está sucediendo. Lo vemos todos los días en todos los medios. Me ha permitido articular una frustración, de alguna manera, y un enfado que he podido "legitimizar" dentro de mí. Eso son cosas que me han surgido a través de la dialéctica y el trabajo con el texto. Me ha abierto las puertas a un mundo nuevo y estoy como en el principio del primer escalón de un mundo que quiero explorar y conquistar.

 
jose k 8 B
  IVÁN HERMES
FOTO: www.madridteatro.net

Otro aspecto que Carles le ha contagiado es

el proceso abierto infinito, entonces nunca voy a llegar a ese personaje. Eso está bien porque es ir hacia la idea artística y no conformarte con lo adquirido. Hay más profundidad porque todos los seres humanos somos enormemente profundos y nunca llegas al personaje. No hay echo y eso es lo que me va a acompañar en mi vida.    

UN CUBO DE METACRILATO

La puesta en escena si se quiere emplear un término ya acuñado es "minimalista" en cuanto al espacio escénico y todo se centra

en un cubo de un metro cuadrado de base y un metro y medio de  alto. Un metro y medio cúbico. Es una celda real de asilamiento en la que  meten a una persona que ni horizontal ni verticalmente puede expandir su cuerpo. Está herméticamente aislada, con lo cual se le  va haciendo una serie de "Inputs", sea a través de sonido, y de luces, con el fin de desubicarlo, lo cual es muy rápido. En cuestión de 24 horas no es capaz de detectar si está consciente o no. Hay impulsos que le impiden dormir. Se le tiene a oscuras durante  mucho tiempo, se le tiene con enorme luz mucho tiempo, los sonidos  van constantemente mediatizándole, con lo cual el espacio y tiempo desaparece. Llega un momento en que no eres capaz de ubicarte en ese sentido.  Con el tiempo se le añade una desubicación de conciencia: uno ya no sabe si está realmente pensando en una realidad, la que sea, o en un limbo. Esas desubicaciones hace que las defensas bajen extraordinariamente. Nosotros, de alguna manera, si hemos querido ubicar la última hora de este hombre y asistimos a una tortura específica de una crueldad extrema en un momento determinado, pero es toda una metáfora. Es el final del viaje de este hombre, en el cual obviamente es la muerte.                     

Carles subraya que todo lo descrito anteriormente es todo real. No es  ficción.

La caja cubo no es ficción, puede serlo el espejo espía de detrás o no. Evidentemente  estamos asistiendo al estado de un hombre en esa tesitura. 

FUNCIÓN
De miércoles a sábado: 20:00h.
Domingo: 19:00 h.

Encuentros con el público
* 22 de febrero al finalizar la función.
Este coloquio se organiza en colaboración con Amnistía Internacional.
Se debatirá sobre cómo algunos sectores de la sociedad han justificado el empleo de la tortura como “mal menor”.
Contará con la participación de actor y director del montaje y las activistas voluntarias Beth Gelb y Elena Gómez, Presidenta de Amnistía Internacional Madrid. 

* 6 de marzo al finalizar la función 

PRECIO
22 €
Día del espectador
17 €

Título: José K, torturado
Autor: Javier Ortiz
Dramaturgia y espacio escénico: Carles Alfaro
Espacio sonoro: José Antonio Gutiérrez / Joan Cerveró
Producción ejecutiva: Moma Teatre
Ayudante de dirección: Vicenta Ndongo
Fotografía: Jordi Pla / Carles Martín
Asesoramiento y documentación: Jorge Del Cura
Con la colaboración de Hermes Producciones
AgradecimientosRaúl Alonso, Adriana Ozores, Andrés Palacio, Montse Calles, Paula Errando, Jorge Culla y Pedro Casablanc
Actor: Iván Hermes
Dirección: Carles Alfaro
Duración: 1h y 10 min
Estreno en Madrid: Teatro de La Abadía (Sala José Luis Alonso), 21 - II - 2019 

Más información
     José K. torturado.Un monstruo con razones        

José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 

 

 

Teatro de la Abadía
Sala José Luis Alonso
C/ Fernández de los Ríos, 42
28015 – Madrid
Tel.: 91 448 11 81
Fax.: 91 448 61 32
Metro: Quevedo, San Bernardo,
Argüelles, Moncloa, Canal,
IslasFilipinas
Bus: 2/16/37/61/202
 

 

 

 

Última actualización el Viernes, 04 de Octubre de 2019 09:55
 
Adobe Creative Suite 6 Design & Web Premium || Microsoft Windows 7 Home Premium || Adobe Creative Suite 4 Master Collection MAC || Parallels Desktop 7 MAC || Autodesk AutoCAD 2010 || Navicat Premium 9 || Microsoft Office 2011 Home & Business MAC || Adobe Photoshop Elements 10 || Adobe Acrobat X Pro || Adobe Photoshop Lightroom 5 || Sony Vegas Pro 9 || Adobe Creative Suite 5 Web Premium