Helikon Ópera Teatro de Moscú. Entrevista. Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande.   
Martes, 16 de Marzo de 2010 09:29

HELIKON ÓPERA TEATRO DE MOSCÚ
DMITRY BERTMAN, SU DIRECTOR, UN GAMBERRO

[2005-09-12]

La Ópera siempre la hemos considerado un Teatro de Gran Formato, un tipo de teatro que reúne todas las artes escénicas, y hasta no hace mucho tiempo un arte elitista, más por el precio y la parafernalia social que por su entidad.


HELIKON ÓPERA TEATRO DE MOSCÚ


FOTOS: HELIKON OPERA

DMITRY BERTMAN, SU DIRECTOR, UN GAMBERRO

La Ópera siempre la hemos considerado un Teatro de Gran Formato, un tipo de teatro que reúne todas las artes escénicas, y hasta no hace mucho tiempo un arte elitista, más por el precio y la parafernalia social que por su entidad. Ese “Gran Formato”, el elitismo burgués y su enorme coste económico - adquirido en las décadas posteriores a su nacimiento - ha hecho que el pueblo, incapacitado para pagar unos enormes precios de las localidades en aquellos países en que no ha habido una política cultural más social, lo fuese abandonando y dejase de serle familiar.

Dentro de esta concepción grandielocuente de la ópera, apareció un “gamberro” – el término lo ha mencionado el mismo interesado - que rompió con el gigantismo obligado de la ópera. Su nombre es Dmitry A. Bertman y es quien ha dirigido este Falstaff de Giuseppe Verdi, que inaugura el escenario del Matadero de Legazpi. Aunque este Falstaff vuelve al gigantismo de la ópera, Dmitry, en sus comienzos, hizo frente al mencionado gigantismo.
 

  • Cuando terminé mis estudios – eran los años 90 y Dmitry tenía 23 descarados años - decidí realizar, junto a unos amigos, una nueva producción de Mavra, de I. Stravinsky. Sólo había un problema: éramos 6 personas. Un imposible, pero lo imposible entra dentro de la mentalidad rusa. Hay un dicho ruso que lo expresa de alguna manera:

MAVRA

 

“Déme por favor agua para beber
Que tengo bastante hambre
Y no tengo dónde dormir”.

  • Bueno, pues eso: meternos en una producción que requería bastante más que 6 personas, a cualquiera que se le preguntara era un disparate. El problema comenzaba con la misma partitura que necesitaba de una amplia orquesta. Kiril Tikhonov – experto director musical, cuya carrera se desarrollo preferentemente en Estados Unidos - nos ayudó en esta tarea, logrando que la instrumentación se redujera siete músicos.

En opinión del propio Dmitry, aquellos noventa eran años malos para Rusia.
 


DMITRY BERTMAN
  • El régimen soviético había caído y todo se derrumbó. Surgió un sentimiento, interesante en el fondo, en unos años en que los escaparates estaban vacíos y daba miedo andar por la calle, pero era un sentimiento que apuntaba hacia la recuperación. Sentimiento que parte de la propia inteligencia del pueblo ruso y que no se puede entender fácilmente o medirlo con un metro tradicional. Había un afán de creación, en general y en concreto en mí. Queríamos hacer algo nuevo.

De esa obsesión creativa nació el espectáculo y se lanzaron a montarlo, partiendo de una línea muy precaria. Dmitry es de amplia sonrisa, ojos azules en contraste con el pelo moreno y sonrosado rostro. Su exposición la lanza con mueca divertida con un cierto tono desmitificador:

  • Encontramos un “sponsor” – abre los ojos como si se tratase de algo insólito –, el primer “sponsor”, y nos dio dinero: unos 1000 dólares para todo. Puede resultar ridículo ahora, pero aquello nos pareció una fortuna. Comenzamos a hacer los decorados a base de rebuscar en las basuras, pedir prestado etc. Invitamos a 5 músicos, a los cuales pagamos. Lo que, desde luego, no hubo dinero para ensayos.

El estreno de la obra de I. Strawinsky cuajó, no para un público de Aidas, Traviatas y demás melodramas al uso operístico.
 

  • El público que acudía a nuestro teatro eran melómanos y gente muy especializada que se repartía entre músicos, críticos y periodistas. Ante la aceptación de ese público nos preguntamos ¿Por qué no seguir? El problema era que íbamos a seguir con esos cinco músicos, cuando la ópera es mastodóntica. La solución fue centrarnos en un repertorio especial, entre ellos Debussy etc.

KASHEI THE INMORTAL
MÚSICA Y LIBRETO: N. RIMSKY- KORSAKOV

Se había creado la Helikon Opera Teatro. Pero no solamente el montaje era a contrapelo de lo tradicional, sino también el mismo escenario. La sede y representaciones se asentaron en un soberbio palacio moscovita del siglo XVII, entre el conservatorio Tchaikovsky y el Teatro Bolshoi. Ello obligó a adaptar el montaje a un espacio no al uso.

  • El estrenar este espacio del Matadero me trae a la memoria el primer escenario que fue poco ortodoxo. La sala de baile de un castillo, con columnas, odié esas columnas, que fue también uno de los imperativos para concebir escénicamente el montaje.

El público fue asimilando el nuevo estilo operístico. De todos modos se era consciente de que el público de ópera demandaba Traviatas y similares. El salto al gran público vino favorecido por un montaje de Pagliaci, que a pesar de seguir la línea poco ortodoxa del grupo, tuvo mucha afluencia de espectadores del mas diverso pelaje y entre ellos acudieron los de las Traviatas. Gustó.

  • A partir de ahí jugué un poco con el público. La compañía crecía. Aumento de solistas y oferta de mayores posibilidades. El Ayuntamiento de Moscú aprobó el grupo y nos ofreció el Teatro Municipal. Había subvenciones y edificio. Visto que el público acogía las piezas primeras nuestras ya nos sentimos libres para abordar las tradicionales y poner todo lo que quisiéramos. Era el momento de volver a las Aidas y Traviatas, pero siempre manteniendo el criterio del comienzo. En cada obra siempre hay algo nuevo.

Las óperas de Helicón han conseguido gran popularidad, hasta el punto de tener ya toda la temporada vendida y siempre se despegan del cliché operístico, tanto a nivel de dirección artística. Comenzando por poseer una compañía estable, lo cual es anómalo en el mundo de la ópera, en el que los cantantes cantan para el proyecto o Compañía que les parece más oportuno, por diversos criterios. En la actualidad cuenta con unas 300 personas y está subvencionada por la ciudad de Moscú.

DMITRY, EL GAMBERRO DE RUSIA.

La poética del grupo comienza a tener un marchamo que puede concretarse en el término “gamberrada”.
 


DMITRY BERTMAN
  • En Rusia se habla de mí como si fuera un gamberro. Hay cantantes de ópera de verdad, decorado real como en las óperas pero todo “gamberreado”. Bueno es un modo de calificarme porque es imposible que yo sea un gamberro. Mi primera formación fue de pianista. Desde pequeño tocaba el piano y no jugaba en la calle, por eso es imposible que fuese un gamberro.

El modo de trabajar de Dmitry, cuando aborda un montaje operístico, se aparta un tanto del esquema tradicional. La marca de fábrica es una mirada moderna, humor corrosivo, vivacidad, ritmo y gran energía.

  • Cojo la partitura e imagino la historia que el compositor hubiera escrito ahora y veo que me dice “es nueva, por favor ponla en escena”. Indudablemente conozco la historia que él escribió, pero ésta permanece en mi subconsciente. Intento inyectarle frescura e impregnarme de la vida personal del compositor. Entablo con él un vínculo de amistad y de un tú a tú.

Desde 1933 la Helikon ha pasado a ser ópera estatal y comienza grandes giras: Líbano, Suiza, Alemania, Londres, donde actúa durante tres años consecutivos.
 

En sus 10 años de existencia, lleva montadas más de 20 óperas. En 1997 Carmen de Bizet les vale el Premio Máscara de Oro, que es el equivalente ruso de los Premios Moliére. Siguieron una serie de éxitos:

1999: Los cuentos de Holffman
La Dama de Picas (Festival de las Artes de Massachussets).

2000: La Chauve-Souris (Encuentros Musicales de Evian)
Lady Macbeth de Mzensk, Mavra de Stravinsky
y Maddalena de Prokofiev
(Festival de Radio France de Montpellier)


LA DAMA DE PICAS

HELIKON Y ESPAÑA

No es la primera vez que aterriza en España. En el 2004 recorrió diversos Festivales:
 


LA CLEMENZA DE TITO

El Caso Makropoulos, de Leos Janácek:
Festival Castell de Peralada
Festival Internacional del Santander.

La clemenza de Tito, de W. A. Mozart:
Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Norma de Bellini y Pierre le Grand de Grétry:
Festival Internacional de Santander.

El debut español, con gran éxito, fue en 2001 en el Festival Internacional de Santander con Lady Macbeth de Msenk de Shostakovich y Eugene Oneguin de Tchaikovsky.

En el 2002 volvió al Festival de Santander y al del Castell de Perelada con Los cuentos de Hoffmann, de Offenbach y su nueva producción de Lulú de Alan Berg. El interés de Lulú, no solamente radica en su montaje sino en que era la primera vez que Lulú se estrenaba en Rusia.

En el 2003 en Salamanca – ciudad europea de la cultura 2003 – viene con Pierre le Grand, de Gréty.

FALSTAFF EN MADRID

A Madrid la Helikon llega con uno de sus últimos montajes: Falstaff , la última obra que compuso G. Verdi, con libreto de Arrigo Boito.
 

  • Falstaff es de las más interesantes óperas que compuso Verdi, pues con ella se aparta de toda su ópera anterior y rompe con el estilo usado hasta entonces, trasgrediendo todas las normas. Cambia su religión dentro de la ópera. Deja poco espacio a los solistas y elabora una partitura donde todo el mundo canta. Es una obra que solamente la pueden interpretar músicos y cantantes de verdad y que conozcan muy bien las partituras, lo cual no es frecuente en la ópera. Tienen que ser personas que puedan expresar una vocalización la obra de musical que es difícil.

FALSTAFF

Falstaff siempre ha sido considerada una ópera bufa y bebe de dos obras de Shakespeare: Las alegres comadres de Windsor y Enrique IV. Su personaje es gordo y bufonesco. En esta ocasión no lo es.
 


FALSTAFF
  • En esta ocasión veréis que Falstaff no es un cantante gordo ni destrozado sino algo distinto. Es una figura escultural y las dos mujeres ocultan sus deseos hacia él, como ocurre en el día a día. Es, claro, una ópera bufa y por lo tanto todo resulta muy gracioso. El final, la fuga “tutti gabbatti” viene a ser de alguna manera el Réquiem que Verdi hace hacia sí mismo. Es como si el valiente Verdi siente pena porque nos hemos reído de todo lo visto.
     

Esta versión anuncia la existencia de elementos inesperados y de un “bonito decorado”, así como de un sorprendente vestuario de Igor Nezhny y Tatiana Tulubieva, respectivamente, con los que Dmitry trabaja continuamente y a los que llama “sus grandes amigos”.

La presentación y palabras de Dmitry acaecían el 6 de julio de 2005, fecha clave en lo que respecta a las candidaturas de las Olimpiadas 2012. Todavía Moscú y Madrid eran rivales.

  • No sufro con este tema – aclaró Dmitry -, pero si las Olimpíadas se hacen en Madrid, es una buena ocasión para volver a Madrid.

A las 13,30 horas del 6 de julio, sabíamos que España había quedado eliminada y Londres obtenía la candidatura. Una gran euforia en Trafalgar Square, para los londinenses.

Al día siguiente, 7 de julio, explosiones en cadena en el metro y el salto por los aires de un autobús, aterrorizaban a Londres y se paralizaba la ciudad.

En Madrid se estrenaba Falstaff de William Shakespeare, por la Helikon Opera de Moscú.

 

Más información

           FALSTAFF - Información General

           EL MATADERO DE LEGAZPI DE MADRID - Hechos y Figuras
           VERANOS DE LA VILLA DE MADRID - Información General
           www.munimadrid.es
 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande


MATADERO DE LEGAZPI
Paseo de la Chopera, 10
MADRID
Tf. 010
Metro: Legazpi – Línea 6
(Linea 3 cerrada, Servicio Alternativo
Bus E3 entre Legazpi y Argüelles)
Bus diurnos: 6,8,18,22,45,47,59,62,76,78,79,85,86,88,123,148,247)
Bus nocturnos: N12,N13,N14,N15
Bus interurbanos: 414,415A,415B,421,422,426,427,447,448

 

Última actualización el Jueves, 06 de Mayo de 2010 15:52