El mal de la juventud. Andres Lima. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Miércoles, 20 de Octubre de 2010 14:09
 

EL MAL DE LA JUVENTUD

LA  ESPERANZA DE UNA JUVENTUD ENFERMA 

El mal de la juventud  expresa el mal como enfermedad, como un estado anterior a la muerte,    


EL MAL DE LA JUVENTUD

LA  ESPERANZA DE UNA JUVENTUD ENFERMA

 

 
EL MAL DE LA JUVENTUD (1988) 
LOLA CASAMYAOR, BLANCA PORTILLO
FOTO: MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ
(CLIKEAR)

El mal de la juventud de Ferdinan Bruckner (1897 – 1958) vuelve a Madrid. Vuelve porque ya estuvo en el Centro Cultural Galileo – hoy Teatro Galileo – el 16 de febrero de 1988 por el grupo Zascandil. En la producción estaba Andrés Lima y hoy Andrés Lima es el director del nuevo montaje que llega al Teatro de la Abadía. Los actores eran jóvenes y sus nombres. Aún, poco conocidos por el gran público como eran Lola Fernádez (hoy Lola Casamayor), Blanca Portillo, Soledad Rolandi (hoy Marisol Rolandi y conocida por su personaje de recepcionista picajosa en Hospital Central), y tantos otros. En aquellos años – finales de los años ochenta - eran jóvenes hacía algunos años salidos de la escuela. El relevo de jóvenes lo ha tomado un nuevo equipo y la antigua dirección de Antonio Malonda, la ha tomado ahora Andrés Lima.

 

Los jóvenes y un mal para ellos que refrenda Andrés Lima: 

  • El título original   Krankheit der jugend (1926) se traduce literalmente como La enfermedad de la juventud y expresa el mal como enfermedad, como un estado anterior a la muerte, porque después de la juventud no hay nada según los personajes.

 
 FERDINAND BRUCKNER
Esta obra forma parte de una trilogía, cuyos títulos son: Los criminales y Las razas. En las tres obras plantea una crítica social. La línea temática y estética de todas sus obras transcurren por las inquietudes de los años  veinte: la liberación de la mujer y los problemas del hombre y la estética realista. Autor y director su teatro parte del expresionismo y llega hasta el realismo.

 

Ferdinand Bruckner nació como Theodor Tagger (Sofía 1891 - Berlín 1958) y era hijo de un empresario judío y una traductora francesa. Su obra está muy marcada por Freud y Nietzsche. En 1933 los nazis suben al poder y tuvo que emigrar, primero a Francia y luego a Estados Unidos. Durante un tiempo escribió para la Paramount Pictures. Resultaba demasiado europeo. Vuelto a Alemania a principios de los años cincuenta, pero el teatro alemán deambulaba por otros caminos con orillas americanas y francesas. Ya no llegó a conectar.

 

  • Lo que Bruckner nos pinta es un fresco de una época, los años veinteprosigue Andrés -, y que en sí mismo es una pura contradicción. Es obra de amor y desamor, que se traduce en una pulsión de vida y muerte. Freud está muy presente en el autor y no es casual pues Bruckner hizo psiquiatría y vivió en el espacio de la Viena y Europa de aquellas ideas que se vertían a través de la Universidad.
 
AMANADA RECACHA, JESÚS BARRANCO
FOTO: ROS RIBAS

De hecho El mal de la juventud, con éxito en su época, despertó la curiosidad por saber quién era este autor. Se especuló pensando que era un psicoanalista. 

  • Los amores y desamores se viven con mucha intensidad – insiste Andrés -, y refleja toda una época que es muy similar a la de ahora. Estamos en “entre guerras” y comienza a surgir la idea de un orden que, después, llevará al nazismo. Tal tendencia es fruto del caos de aquella época en que se intensifica movimientos como el feminismo, el lesbianismo, la drogadicción y nacen las vanguardias artísticas, literarias y políticas. Entran los ritmos nuevos y entre ellos el “charlestón”, el cual se pasaban toda la noche bailando.
 
 FOTO: ROS RIBAS

A lo largo de toda la obra aletea un sentido de destrucción. 

  • Es que es una obra muy destructiva, pero tiene la belleza de la destrucción – matiza Andrés. Contrasta con nuestra época tan mediocre. Yo propongo, si es que me lo propongo, como alternativa es el baile como supervivencia. Es lo único que me he inventado. Lo que ha surgido es casi una tragedia musical. La obra tiene mucha pasión y sexo latente y patente y una necesidad de tocarse. Uno de los personajes plantea el suicidio como única solución para superar la juventud, y tiene razón pues responde a la realidad.
CUARENTA AÑOS DE JUVENTUD
 

Jesús Barranco es Alt. La temporada anterior encarnó, magistralmente, a Quinto Bassetti en El Arte de la Comedia de Eduardo di Filippo y dirigida por Carlos Alfaro. Su pie interpretativo se balancea entre el Teatro de la Abadía y otras compañías y su formación de actor se acunó en el Teatro de Cámara de Madrid.

 FOTO: ROS RIBAS
  • Yo no soy joven y el que me llamaran, para mí ha sido interesante – replica Jesús -, por eso de que es una obra que requiere jóvenes. Acabo de cumplir cuarenta años y me planteo qué pasa con la juventud en mí y la de ahora. En esta obra se plantea la pulsión de si es eficaz ser joven o no. El plantearlo es ya una tentación. Lo que pasa en el espectáculo como es el suicidio, la droga como solución para la juventud, te deja la pregunta sin respuesta y yo no tengo claro si es eficaz ser joven.

VIVIR APASIONADAMETE

 

Sandra Ferrús es Marie. Procede del Teatro de la Danza, la Cuarta Pared y el Centro Dramático Nacional. De este batiburrillo de si vale la pena ser joven, Sandra piensa que…

 FOTO: ROS RIBAS

  • …la parte positiva del ser joven, buena o mala,  es que la vives apasionadamente y esto lo hemos vivido desde los actores hasta los personajes. Vemos que hacemos algo común con pasión y esto se refleja sobre el escenario. Lo más bonito de la función es que los actores están comprometidos con el resto de los compañeros. Nos miramos de verdad y esto lo ha conseguido Andrés (Lima). Me siento muy contenta y afortunada.

LA JUVENTUD COMO ENFERMEDAD

 

Sí más joven es Iván Hermes, cuyos inicios están en la serie Al salir de Clase y los años le llevaron al teatro y al cine. En el teatro  archiva títulos como Panorama desde el puente (director: Miguel Narros), Roberto Zucco (director: Lluis Pasqual), A Electra le sienta bien el luto (director: Mario Gas) y otros.

 FOTO: ROS RIBAS

  • Estoy muy contento – celebra Iván. De la obra me llama la atención su contemporaneidad al plantear la juventud como enfermedad.

UNA PROSTITUTA COMO LUZ DE ESPERAZA

 

El personaje de Lucy lo interpreta Irene Escolar. A sus veintidós años cuenta con un buen curriculum. Es la más joven del grupo. En el mundo del teatro posee unos genes que le ayudan: es nieta de Irene Gutiérrez Caba y, por lo tanto, de una saga teatral que se remonta hasta el siglo XIX. Toda aquella saga pertenece a lo que se suele llamar “animales de teatro”, en cuanto que poseen un gran poder intuitivo para la interpretación.

 FOTO: ROS RIBAS

     
     LAS NOCHES DE CABIRIA  (1957)
    GIULIETTA MASINA
  • Voy a caer en el tópico, pero es así: es magnífico, maravilloso, pero no se puede decir otra cosa de Andrés (Lima). Para mí hubiera sido imposible abordar el personaje sin su dirección. Trabajar con él es un regalo para un actor. Cada personaje tiene un recorrido y es difícil encontrarlo. Yo soy Lucy, la criada en esa Residencia de estudiantes. Lleva su amor hasta las últimas consecuencias. Irradia mucha luz a la función. Por otro lado el nombre “Lucy” viene de “luz” y es lo que aporta a esta función tan dura. Mi personaje me recuerda a Giulietta Masina en Las Noches de Cabiria. Lucy acaba convirtiéndose en prostituta.

KRONEN: UN BAR PARA EL MAL DE LA JUVENTUD

 

Otro de los llamados jóvenes es Aitor Merino, Petrell en la función.

 

 
 HISTORIA DEL KRONEN (1995)
DTOR: MONTXO ARMENDÁRIZ

No soy tan joven – corrige Aitor. Tengo 37 años. Trabajé en la película Historias del Kronen - (1995) dirigida por Montxo Armedáriz basada en la novela de José Luis Mañas y con guión de ambos. De aquella me hicieron una entrevista y acabé hablando del “mal de la juventud”.

 

Carlos, estudiante de 21 años, le gusta mucho provocar y transgredir. El  Kronen es un bar animado por el alcohol y las drogas. Carlos se reúne todas las noches de verano en este lugar. Carlos repite siempre lo mismo: bebe bastante, se droga, liga y de madrugada vuelve a su casa para dormir todo el día. Todo vale para él con tal de satisfacer sus deseos de la droga. 

  • Mi personaje es un estudiante que quiere dedicarse a escribir, pero vive de la teta de su novia – aclara Aitor.
  • Qué poético eres Aitor, - interrumpe uno de los compañeros. 
  •  Conoce a una chica y no digo más – concluye Aitor.

 

  FOTO: ROS RIBAS

DESIRÉE: DEL VALS AL CHARLESTÓN

Marta Aledo ha trabajado preferentemente en el cine con los últimos directores y su rostro es familiar en serie televisivas. Ello lo ha compaginado con el teatro. En El mal de la juventud simboliza la aristocracia con su personaje Desirée. 

 FOTO: ROS RIBAS

  • Ella representa a la antigua Viena simbolizada en el vals. Es a la que se le acaba más rápidamente la esperanza. Soy la aristocracia, la elegancia bastante inteligente y la honradez que le hace bastante daño. Algo que te provoca mucha angustia y que, gracias a las músicas y lo lúdico es maravilloso y se convierte en una fiesta diaria cuando la hacemos. El llevarlo con sentido del humor hace que sea más llevadera. Me ha interesado el viaje a esos años. Hemos leído libros, poemas llenos de imágenes. A través de la música, tuvimos clases de baile desde el primer día, y los bailes te vas metiendo en el ambiente y te metes en ese mundo de poco común y no solamente con el texto. 

  • La mitad de los ensayos los hemos pasado bailando – apostilla Aitor.

EL NACIONALSOCIALISMO COMO EL ORDEN FRENTE AL CAOS

Amanda Recacha, venida de Zaragoza, participó en muchos cursos del Teatro La Abadía. Su carrera ha transcurrido principalmente en teatro. Ella es Irene: 

 FOTO: ROS RIBAS
  • Irene representa el nuevo orden: el Nacionalsocialismo. En Viena se dará la subida de los nazis. Irene busca el orden frente al caos. Piensa que hay que vencer y analizar esos impulsos. Llegará el señor del bigote, Hitler, y lo reconduce todo. Mi personaje llega un momento en que se plantea como solución el aburguesarse o el suicidarse. Se siente sujeta al orden que se va a establecer, pero no lo consigue o sí.

LA BOHEMIA DEL MOMENTO


  •  
     ANDRÉS LIMA
    Todos estos personajes representan la bohemia añade Andrés Lima. Se trata de personas de carne y hueso. Es un fresco de todas las clases sociales de Viena. El personaje de Jesús BarrancoAltes el marginado, condenado por practicar la eutanasia, pues mata a un niño que sufría. Esto nos habla de una sociedad donde se cuestiona ese tema. Sandra Ferrús Mariees la burguesía del campo que catequiza a Viena. Iván Hermes Frederes el niño bien burgués, directivo de la Wolswagen. Aitor MerinoPetrelles el bohemio por el arte y el que más confía en el futuro. Irene Escolar Lucyes la esperanza. Es un fresco general y muy bueno y hay una capacidad de entrar en el mundo psicológico.

 FOTO: ROS RIBAS

 


José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

Última actualización el Martes, 25 de Enero de 2011 16:59