Cuestión de altura. Sandra García. Entrevista Imprimir
Escrito por José R. Díaz Sande   
Viernes, 17 de Enero de 2014 12:08

 CUESTIÓN DE ALTURA
A TRAVÉS DEL ESPEJO

cuestion de altura 3 b
FOTO: www.madridteatro.net

Tomás Pozzi, no es su secreto su baja estatura,  y  Martiño Rivas, de altura más generosa, son más que mellizos, porque, en realidad es un personaje desdoblado gracias al juego del teatro. Sandra García Nieto (Laredo, Cantabria, 1972) es la autora de Cuestión de Altura, primer texto teatral que sube a la escena de la mano de Rubén Cano, aunque no el primero que escribe: Toda un vida, Una estrella sobre el mar, La Bámbola. También ha trabajado como colaboradora en un periódico digital Diario siglo XXI con pequeños artículos satíricos. Es guionista de cine y televisión y actualmente prepara una producción de un largometraje en Asturias.

  • Esta es mi primera oportunidad, y es algo maravilloso - confiesa Sandra. Estoy un poco loca por haber escrito esta locura de obra. Espero que llegue y que el público coja el sentido de la obra. Es una historia de espejos, pero no en el espejo que nos reflejamos todos los días. Es un espejo que va más allá. Algo más profundo. Es un espejo o a través del espejo donde deberíamos mirarnos todos. Por lo menos una vez y decidir si somos lo que vemos realmente o quiénes somos. A partir de ahí decidir si nos gusta lo que somos o no, y asimilarlo.
cuestionaltura fotosergioparra 18 c
SANDRA GARCÍA NIETO
FOTO: SERGIO PARRA

  La historia surge a partir del conocimiento de Tomas Pozzi, por Sandra.

  • A Tomás le conozco antes del 2006, y hemos  tenido conversaciones sobre todo, la vida en general, con comedia, con drama. Pensé que tenía que escribir algo solo para él. Lo leyó  Rubén, y de lo que inicialmente era un monólogo, vio que era necesario el otro personaje y apareció Martiño. Entonces ha sido un complemento perfecto para esta obra.

BUSCARSE  A SÍ MISMO

Rubén Cano, director de este montaje, declara  acerca de la escritura por parte de Sandra, que influyó mucho su amistad con Tomás Pozzi, para escribir algo. Insiste en que

  • es un texto muy interesante, porque habla de buscarse uno mismo, pero no de lo que creemos que es el mundo sino con datos contrastados, empíricos como es el mundo de la psicología. Entonces cuando la base es muy buena, sólo puede crecer. Desde ahí cuando tuve la suerte de leer el texto  y al involucrarme más con Sandra y Tomás y leerlo varias veces, le dije a Sandra: "Yo para contar esta historia necesito que sea palpable la dualidad. Le propuse compartir este texto tan bueno entre dos personajes y repartirlo entre dos seres, entre dos individuos. Es el mismo personaje, pero que sea interpretado por dos actores. Creía que lo enriquecía mucho.

El título de Cuestión de altura, va más allá del nivel físico de los dos  personajes.

  • Cuestión de altura, es por todo lo que es la vida. Quiero dejar claro que aunque se refiere a un hombre, porque lo escribí para Tomás, es una reflexión a toda la sociedad: hombres y mujeres. Siendo mujer si tengo que reprochar algo, se lo reprocho primero al hombre. Eso está claro, pero no intento que sea algo feminista. Ante el espejo estamos todos y todos nos miramos, nos vestimos, nos peinamos, pero no quiero ese espejo.  Es un espejo simbólico. Es una crítica a una sociedad que nos obliga a vernos en ese espejo, pero no solo el físico, sino que te obligan a  tener éxito, a ser el mejor en todos los medios y en toda la sociedad, y es una rechazo hacia eso. 

PODEMOS SABER QUIÉN  NO SOMOS

cuestionaltura fotosergioparra 18 c D
RUBÉN CANO
FOTO: SERGIO PARRA

En Así es si así os parece de Luigi Pirandello, al final, cuando a la enigmática mujer de la vecindad le preguntan ¿quién es?, responde "Yo soy la que ustedes creen que yo soy" Algo de esto parece encontrarse en el reflejo de ese espejo. Sandra reconoce que

  • Algo de eso hay, pero, al final, mostramos lo que queremos mostrar. Es un análisis. Estamos mostrando esto a diario como el Rubén guapo que lo tiene todo, pero hasta qué punto estoy contento con esto. Seguiré mostrándolo o no. la reflexión de la obra, al final, es que él descubre quién es en realidad o como se siente en realidad. Se queda así. No sabe si quiere o admite, aunque lo admite porque es así, pero no sabe si desea ser lo que ha descubierto, o desea seguir fingiendo como ha fingido hasta ahora. Lo que somos, somos y a partir de ahí lo que pretendemos mostrar o cómo nos ven los demás es lo que mostramos, pero no siempre , porque la gente también te conoce un poco, aunque tu vayas de divo o genial. La gente al final te acaba conociendo. el problema es si te conoces tú. Ese es el problema. A partir de que te conozcas pues lo asumes o no.     

En este proceso Sandra piensa que sí se puede uno llegar a conocer. En el caso del personaje creado, también

  • pero el problema es si lo asume, porque el protagonista no puede medirr 1,80 cuando mide 1,50.

  • Es cierto que no sabemos quién somos, pero sí podemos saber quiénes no somos - añade Rubén. Es verdad que estamos en un mundo que el dinero vale más que la vida. Hemos pasado de utilizar las cosas que tenemos para compartirlas con las personas que amamos, a amar las cosas que tenemos y de de ven cuando utilizar a las personas para compartir esas cosas. Para esto me servía la dualidad de la que hablamos antes.
cuestón altura maridteatro 2
FOTO: www.madridteatro.net

Durante la obra hay referencias al psicoanálisis y a la psicología en terminologías y comportamientos del personaje, que pueden aparecer como ironía o crítica.

  • No directamente, pero como es argentino (Tomás Pozzi) y es psicólogo puede surgir esa ironía, pero no es la pretensión de decir me voy a mofar del psicoanálisis, porque, en realidad, la obra es un autopsicoanálisis.  Lo que sucede es que al tratarlo, al principio, en clave de comedia puede parecerlo,  pero es algo más profundo.

UN EJERCICIO APASOIONANTE.
TOMÁS UNO DE LOS ACTORES MÁS ESPECIALES

cuestiondealtura escena 192 b
MARTIÑO RIVAS
FOTO:SERGIO PARRA

Al desdoblarse un mismo personaje en dos caracteres muy diferentes, parece haber una dificultad en el momento de que construir un personaje común. Martiño Rivas re conoce que la dificultad se presentó en su momento:

  • Ese desdoblamiento era uno de los ejercicios en los que se sustentaba la función y nuestra interpretación. Tenemos muchas energías distintas, pero también muchos puntos en común y hemos potenciado potenciar eso, y en otros momentos distanciarlos un poco. Dentro de ese solapamiento ha sido un trabajo de observación.  Para mí no ha resultado doloroso o traumático a lo que hace Tomás. Cuando me lo propusieron, para mí, ha sido un motivo para observar el modo de interpretar de Tomás. He hecho un ensayo para ver lo que activa a Tomás. Tenía mucha curiosidad. Le seguía mucho como espectador. Es uno de los actores más especiales y con más personalidad y más inquietantes que he visto nunca. Ha sido un ejercicio apasionante observarle y el poder intentar solaparlo y meterme en sus zapatos también.

TODO UN APRENDIZAJE VER TRABAJAR A MARTIÑO
MARTIÑO, UN ACTOR PROLIJO

Ante las alabanzas de Martiño, Tomas Pozzi exclama:

  • Lo voy a matar. Voy a abrir una e'cuela que se va a "yamar" psicoanálisis, whyski y café.... bueno, continúo. Fue de mucha observación. Desde el primer momento hubo las ganas de trabajar juntos, y esto desde venía hace un montón. Nos dimos cuenta de que teníamos muchísimo más en común de lo que creíamos. Después, trabajando, te sorprende eso de que los opuestos se unen. Por otro lado tenemos una forma de trabajar muy distinta, que nos terminó uniendo. Para mí, también, fue todo un aprendizaje ver a Martiño trabajar, porque es de las personas más metódicas y prolijas, y yo que soy...no sé...que parezco sacado de la López Ibor- clínica psiquiátrica - y traído acá, y de pronto era una peonza que giraba y Cano se ponía nervioso y decía:" muy bien, pero vamos a hacerlo un poquito más calmado. Ver a Martiño que era todo en su tiempo y en su sitio, me ayudo muchísimo a trabajar sin perder la esencia, que trato de poner en cada trabajo, pero sí desde otro lugar. Fue muy hermoso, porque  fue un aprendizaje mutuo, de cuando trabajas con quien admiras. Nos pasó de todo en el medio.

UN SUEÑO FORMAR PARTE DE LA HISTORIA
DEL TEATRO ESPAÑOL 

cuestiondealtura escena 086 b
TOMÁS POZZI
FOTO: SERGIO PARRA

Rubén Cano, director de este montaje, se ha movido como ayudante de dirección. Tras codirigir con Francisco Suárez Romancero gitano, estrenado en el Teatro Español en el 2004,  pertenece al equipo de gestión del Teatro Español, y destaca su labor como productor ejecutivo. Su primer trabajo como director fue en 2010 con De miguel a Miguel, con Miguel Molina y Macarena Vargas. Su último trabajo ha sido Punto muerto de Blanca Doménech (2013), estrenado en la II Edición del Festival Fringe de Madrid y pasó al Festival Iberoamericano de Teatro en Madrid. Actualmente está de gira.  El estrenar en la Sala Pequeña del Teatro Español  es

  • un sueño formar parte de la historia del Teatro Español. Llevo muchos años trabajando en esta casa y estoy supercontento. Con respecto a lo expresado por Tomás y Martiño, tengo que decir que éste es un momento en que los actores dicen que se aman y que todos nos lo creemos y es lo que se publica. Pero es cierto. He tenido la suerte de participar en muchos procesos creativos, y no se ve todos los días, hasta el punto que mi trabajo es ser el primer espectador y prestar toda mi energía y presencia al trabajo de est0s dos señores, ha llegado un momento en que no sabía quién era quién.  Es algo que no se ve todos los días. Ha habido un hermanamiento y una apuesta por crecer. Es un buen combate en el buen sentido de la palabra. hay una competitividad sana dentro del respeto y cariño que se tienen, de la entrega. Han hecho que el personaje crezca y ellos también a través del personaje. 

EL ACTOR , UN INSTRUMENTO
EN EL QUE HABITA EL PERSONAJE

cuestiondealtura escena 129 b
MARTIÑO SANTOS /TOMÁS POZZI
FOTO: SERGIO PARRA

A la hora de la dirección Rubén considera al actor como

  • na caja de música. Es un instrumento , en el que tiene que habitar un personaje, ponerle la piel al personaje. Es la esencia, la mentalidad, la sensibilidad, no puedes componer un personaje sino sabes los mimbres con los que trabajas. Grandes maestros como Peter Brook  se llevan trabajando 6 meses antes de los ensayos, y seguramente van con dos libros de doscientas páginas, con notas y planteamiento de la puesta en escena y cuando se enfrenta con sus actores, coge su información y la tira a la papelera, porque la teoría ya la tiene en la cabeza y hay que llevarla a la práctica. los apuntes son solamente un punto de referencia. Yo he tenido  mucha suerte por la profesionalidad y capacidad de Tomás y Martiño, desde el principio, que ha sido increíble. Había que echarlos a casa, pues pedían "dos horas" más de ensayo. Se han tomado muy enserio su trabajo y se han divertido mucho haciéndolo. 

CUATRO PERSONAS LIBRES DE
ESPÍRITU, IDEAS Y TIEMPO 

Sin título-1 B
MARTIÑO RIVAS / TOMÁS POZZI
FOTO: wsww.madridteatro.net

La puesta en escena tiene una gran acción física que casi se puede hablar de coreografía previa.

  • En los ensayos estábamos cuatros personas que nos encerrábamos cuatro horas al día, libres de espíritu, de ideas y tiempo. Cada día analizábamos el camino recorrido, contando que era posible que lo que habíamos concebidos el día anterior podría no valer. Se trataba de buscar y encontrar.  Esta semilla ha ido creciendo, cada día más, en el proceso y por lo tanto todos nos hemos cargo de la coreografía. Por lo tanto, ellos han aportado mucho. Han creado mucho dentro del trabajo. Esto es importante, porque uno puede tomar el trabajo de dirección como el amo del cortijo  y no es así. Hay que saber cuál es el impulso del actor. Ser uno con él, para saber porque  lo que decides es así o no, y por qué sabes que puedes potenciar este trabajo. Creo que es la mejor forma de trabajar. Es el día a día en un espacio de libertad, donde todos nos hemos escuchado, y cada uno asume el rol que le toca asumir en ese momento, pero siempre prestando oído y contando la historia desde los seres que la tienen que contar. No hay que olvidar que el teatro como arte literario, no lo es totalmente hasta que se pone en escena, desde la unión, desde la libertad y creatividad de los implicados.

BAJÉ DIEZ KILOS

  • Quiero agradecer - confiesa Tomás - que por culpa de "eyo" bajé diez kilos. Y no me pongo al lado de Martiño con diez kilos de más, ni loco. Me hicieron perder diez kilos entre la angustia y las cosas... Después de esto "yo" ceo que me retiro. Me compro una chacra - término quechua que significa granja o quinta  - en Buenos Aires y escribir novelas de amor y sobre la alimentación  - bromea.
cuestionaltura fotosergioparra 18 b
FOTO: SERGIO PARRA

 

 

 

José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

 
Última actualización el Viernes, 20 de Junio de 2014 11:51