Street Scene. Kurt Weill. T. Real. Entrevista Imprimir

STREET SCENE
CULMEN MUSICAL DE KURT WEILL

 StreetScene 3043 B
FOTO: JAVIER DEL REAL

El Teatro Real ofrecerá 10 funciones de la ópera Street Scene (Escena callejera), de Kurt Weill, en una nueva producción del Teatro Real en coproducción con las Óperas de Colonia y de Montecarlo.

Elmer Rice (1892-1967), ganó el premio Pulitzer en 1929 con una obra de teatro: Street Scene . King Vidor la adaptó al cine en 1931. Kurt Weill (1900-1950) compuso la música para Street Scene y la convirtió en ópera. Se estrenaba el 16 de diciembre de 1946. Para ello se había rodeado de Elmer Rice (1892-1967)que escribió el libreto y de Langston Hughes (1902-1967) que junto a Elmer escribiría las letras.

  Street Scene broadway production
 

 STREET SCENE (BROADWAY)
FOTO: ARCHIVO

El libreto  de Elmer partía de su obra teatral: vidas atrapadas en una calle sin salida, donde fluyen el amor y el desamor, maledicencias y penurias, desahucios y maltrato, pero también sueños e ilusiones, amistad y compasión, a semejanza de nuestra Historia de una escalera, de Buero Vallejo, pero ubicada en los suburbios de Nueva York en los años de postguerra.

Langston era poeta, novelista y activista afroamericano adscrito al movimiento Harlem Renaissance, que reivindicaba el arte negro vinculado a sus raíces, tradiciones e idiosincrasia. Su colaboración fue una genial prosodia multirracial, textos al ritmo de jazz, con inflexiones, acentos y jerga que definen cada uno de los casi cuarenta personajes que pueblan la bulliciosa calle neoyorquina.  

Kurt Weill, judío exiliado procedente de Alemania, ya estaba nacionalizado en EEUU. Poseía un amplia experiencia en el teatro lírico, pero al enfrentarse con América y sus músicas crea una ópera en que partes habladas, arias, dúos, números de conjunto, de baile y canciones fluyen entrelazados, articulando las varias historias superpuestas con una escritura orquestal refinada, eficaz y concisa, heredera de la tradición europea, pero contaminada por todas las influencias musicales de su época a ambos lados del Atlántico. De esta forma seguía las huellas de la incipiente ópera norteamericana apuntada en Porgy and Bess, de George Gershwin.

JOHN FULLJAMES
COMBINAR EL PODERDEL TEXTO
Y EL DE LA MÚSICA

Elmer Rice2 Langston Hughes dp049971  
ELMER RICE 
FOTO: ARCHIVO
LANGSTON HUGHES
FOTO: ARCHIVO
 

El resultado, a nivel operístico, hace de Street Scene una obra un tanto problemática, desconcertante e inhabitual. Para John Fulljames, el director  de escena de esta versión, se debe a que

  • Kurt Weill inventó un género nuevo y Street Scene es la cumbre de este género, al que llamó ópera de Broadway, como indica en la primera página de la partitura. Se trata de componer un espectáculo completo que combine el poder del texto con el de la música, para contar una historia. Para ello usa toda una experiencia anterior y crea una obra de fusión, que no solamente tiene géneros distintos, sino también personajes de todas partes, que son los que se juntaban en ese Nueva York de la época. Es muy exigente porque exige buenos cantantes que sean buenos actores; bailarines en el sentido completo del baile, para hacer un número de baile; actores que se encuentren cómodos con la música, y además todos los recursos de una gran ópera: coro, orquesta y hasta un perro.      

John Fulljames (Inglaterra, 1976), trabajó como director asociado en la Royal Opera House de Londres (2011-2017). Actualmente es director de ópera en la Ópera Real de Dinamarca. Ha dirigido en centros líricos de varias ciudades europeas En 2008 recibió el premio del Evening Standard a la mejor producción musical en Londres por Street Scene, que después pudo apreciarse en Barcelona (Gran Teatre del Liceu) y París (Théâtre du Châtelet). En fechas recientes ha dirigido Il ritorno d’Ulisse in patria en Londres, Così fan tutte en Bucarest y Faust, en Dortmund.

STREET SCENE, LA CULMINACIÓN
DE LA CARRERA DE KURT WEILL

  StreetScene 0022 B
  JOHN FULLJAMES
FOTO: JAVIER DEL REAL

También ha dirigido Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny (música de Kurt Weill y texto de Bertold Brecht), con lo cual abarca la etapa alemana y la americana de Kurt Weill. Aunque hay una relación entre ambas  etapas y por lo tanto entre ambas obras John Fulljames precisa que

  • Street Scene aparece en la última etapa de Kurt Weill, y viene a ser la culminación de su carera donde reúne todas sus técnicas. Es una obra extremadamente variada con un marco realmente amplísimo. Tiene dos retos: Primero la gran cantidad de personajes, porque  pensamos en Aida (Verdi) como una gran ópera, pero, en realidad, tiene sólo tres personajes y un coro. Escomo una ópera de cámara con un coro. En Street Scene hay 25 personajes y seguimos su trayectoria para que  conozcamos a todos. Eso exige en el desarrollo teatral una gran confianza del autor. El segundo reto es convertir el naturalismo de la obra teatral de Elmer Rice en una expresión lírica a través de la música. Esto también exige una gran confianza. Kurt Weill la tenía. Confiaba en todos sus medios, por eso supo construir un "foxtrot" con algo muy parecido a Puccini, y hacer que funcione el lirismo con el naturalismo.

No es la primera vez que John Fulljames la emprendiese con Street Scene. Anteriormente la había dirigido con una pequeña Compañía en pequeño formato. La tuvo que reducir, aunque no es exactamente la obra.

  • En esta ocasión no hay nada de pequeño formato. El formato es enorme. Kurt Weill escribió para grandes teatros. Es interesante que cuando estuvo en Londres dirigiendo escénicamente Mahagonny  la crítica decía que era una obra que parecía que estaba destinada a pequeños teatros. Eso supone no entender la obra de Kurt Weill. Si pensamos que Street Scene está escrita para un teatro comercial y no para un teatro de ópera público, sorprende mucho que ya en el año 1997-1998 pudiera representarse una obra de tal escala con 300 representaciones y consiguiera dinero suficiente en taquilla. Para nada es pequeña. 

TIM MURRAY, DIRECTOR MUSICAL.
JAZZ, BLUES, SWING
Y VERISMO OPERÍSTICO

StreetScene 0223 B  
TIM MURRAY
FOTO: JAVIER DEL REAL
 

Tim Murray (Inglaterra), director de orquesta, es  director asociado en la Ópera de Ciudad del Cabo. Ha desarrollado su carrera profesional como director concertístico, de ballet y, especialmente, de ópera. En fechas recientes ha dirigido Der fliegende Holländer, en Ciudad del Cabo y Porgy and Bess, en Buenos Aires. En el Teatro Real ha dirigido Porgy and Bess (CLIKEAR).

Tim Murray destaca de Street Scene el que el propio Kurt Weill la considerara su obra maestra en las notas a  la grabación que se hizo en Broadway en 1947.

  • Probablemente  se debe a la gran cantidad de estilos que contiene y a que refleja toda la experiencia anterior. Nos encontramos elementos de jazz, de blues, de swing, y música que suena mucho a Puccini y al verismo operístico. Hay todos esos elementos musicales, así como los modos de expresión: el teatro hablado, canciones, el tono puramente operístico y una orquesta que suena, a veces, a Puccini, otras a un grupo de Benny Goodman, y a una sección de cuerdas tipo Broadway. Todo esto casa muy bien y no hay discordancias. Debajo hay una estructura muy potente construido por Kurt Weill. Hay algo, también, muy americano: había utilizado elementos de jazz en su etapa alemana, pero con cierta ironía. Aquí no hay ironía, sino que se utiliza el jazz de forma mucho más libre como modo libre expresión, como liberación del autor. Hay que  tener en cuenta cuando se sitúa esta ópera, justo después de la segunda guerra mundial. Kurt Weill había huido a EEUU y adopta el jazz como paródico o irónico, sino como un elemento más de su música. Por supuesto adopta todos los demás elementos siempre al servició del drama y la historia  que cuenta. Por ejemplo, la historia de amor entre Sam y Rose exige una música más lírica, en la línea del lirismo de Puccini y también está en la partitura.

RUPTURA DE GÉNEROS MUSICALES

  StreetScene 1447 B
  PEQUEÑOS CANTORES DE LA JORCAM
FOTO: JAVIER DEL REAL

El caso de Street Scene en 1946 supuso una ruptura de géneros musicales. Esta tendencia, según Tim Murray ha calado en la actual ópera contemporánea.

  • Vivimos en un mundo en que ya no existe el dogma. Ahora mismo los compositores están en disposición de aprender. Son libres de fundir y utilizar las diversas músicas nacionales y utilizar todos los estilos. Acabo de trabajar en el Covent Garden, en una obra, objeto de cierto escándalo por el texto, y podría compararse a la situación de  Kurt Weill recién llegado a EEUU, donde se liberó totalmente  como compositor. Actualmente hay una gran libertad de escritura. Se puede escribir en música contemporánea y fundir diversos estilos. Lo que entusiasmo a Kurt Weill, al llegar  a EEU, fue la frescura del público. Escuchaban una canción de Benny Goodman y la cantaban, movían los pies. Ese entusiasmo e inmediatez del público contrataba con el rechazo del público europeo del que venía, por los motivo que ya se conocen, la persecución nazi.

Justamente en el Teatro Real acaba de estrenarse Dean man Walking (CLIKEAR), un estilo de  ópera liberada de  un corsé musical. Probablemente, en opinión de Joan Matabosch, si no hubiera existido Kurt Weill, no se habrían dado estos otros fenómenos musicales en la ópera y en la no ópera.      

PATRICIA RACETTTE (SOPRANO)
UNA CARRERA PARALELA EN EL MUNDO
DEL CABARET NORTEAMERICANO

  StreetScene 5322 B
  PAULO SZOT / PATRICIA RACETTE 
FOTO: JAVIER DEL REAL

Patricia Racette (New Hampshire, EEUU) es una  soprano lírica que interpreta a Anna  Maurrant, y a la que Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real presenta como

  • una de las más grandes cantantes de nuestra época. Es una de las grandísimas artistas que hay hoy en día en el mundo de la ópera. Una carrera espectacular en el Metropolitan Opera House de Nueva York. Ha sido Madama Buterflye, Tosca y los grandes papeles operísticos absolutamente inolvidables, pero voy a explicar la otra cara de la moneda. También tiene un punto oscuro: ha hecho una carrera paralela en el mundo del Cabaret norteamericano. Es una gran diva de la ópera, pero va a protagonizar dos sesiones con su otro yo del mundo del Cabaret, en el Salón de Baile del Teatro Real los días 3 y 4 de junio de 2018.

Ha participado en los estrenos mundiales de American Tragedy, de Tobias Picker, The Letter, de Paul Moravec y Cold Sassy, de Carlisle Floyd, entre otros. Recientemente ha cantado en The Consul, de Menotti, en Chicago. Cuando se habla de intérprete de Cabaret, no es tanto el Cabaret exhibicionista de cuerpo sino el Cabaret Crítico-social norteamericano, el cual la introdujo en el mundo musical.

  • Mi afición por el cabaret y el pop fue mi iniciación en la música. Hasta que no llegué a la Universidad no me topé con la ópera. Fue casi por casualidad, y descubrí mi afinidad con este género musical y quise proseguir con esta forma de arte, pero continué cantando conciertos de Cabaret en muchísimos sitios. Creo que es algo muy bueno, porque ambas cosas pueden ir de la mano. El Cabaret ayuda mucho a trabajar en la ópera y entenderla. En primer lugar porque una se expresa en su lengua materna, que  le permite dar todas las capas de sentido necesario, y, por otra parte, el sentido de intimidad que el Cabaret aporta, el cual puede darse en la ópera. Esto es especialmente cierto con Street Scene que está en el límite de los dos géneros. Por ejemplo, mi número final  con mi hijo Willie (Mateo Artuñedo) es realmente muy cercano a un musical.

En este acercamiento de géneros, Patricia Racette advierte que espera que

  • mi actuación en el Cabaret no sea el de una cantante de ópera cantando Cabaret, aunque hay cantantes de ópera que cantan Cabaret y suena operístico. No. Lo importante es aportar las cualidades vocales que exige cada género. Por eso no es que Street Scene suene a Cabaret o musical. Es ópera.

¿MANTENER EL PURISMO
EN LOS CANTANTES DE ÓPERA?

 StreetScene 1490 B  
ERIC GREEN / PEQUEÑOS CANTORES DE LA JORCAM
FOTO: JAVIER DEL REAL 
 

Estas incursiones musicales en el mundo del Cabaret o de otros géneros, por parte de los cantantes de ópera, no siempre están bien vistos por una parte de los que se mueven en el mundo operístico e incluso por los propios profesionales del género en el que intervienen. Se les acusa de intrusismo. Patricia Recette declara que en este campo de las artes musicales y escénicas

  • todo el mundo tiene derecho a tener su propia opinión, a partir de  sus experiencias. Algunos pueden ser muy puristas y ser partidarios de la ópera. Personalmente siempre he tenido una visión más ecléctica. He combinado distintos géneros y me ha parecido que el cruce de géneros ayuda a afrontar los distintos tipos  de género. No veo por qué hay que desdeñar un género concreto. Si no te gusta, pues perfecto. A este respecto tengo una historia: Mi madre que siempre ha adorado el cabaret, cuando le dije que había decidido seguir una carrera operística le sentó fatal. Estaba superdecepcionada. Todo el mundo tiene derecho a pensar como quiera, incluida tu madre. Street Scene ofrece algo distinto y para  todos los géneros musicales.

Con motivo de esta lid del purismo o no, Joan Matabosch recuerda el antipurismo de la programación del Teatro Real en este temporada: 2017/2018

  •   Street Scene 1929
      STREET SCENE (versión teatral de 1929)
    FOTO: ARCHIVO
      StreetScene 3675 B
      PATRICIA RACETTE
    FOTO: JAVIER DEL REAL
    Street Scene
    está en las fronteras del género musical ; Dean man walking es una ópera que se escapa de las convenciones de ópera americana; Lucio Silla es ópera serie que se escapa del género ópera seria; Carmen es una ópera comique que  ya no quiere ser  una ópera comique y que en su momento formó escándalo; Gloriana es una ópera de encargo que  rechaza el género de encargo y se va por  sus propias ramas y así le pasó lo que le pasó; Die Soldaten está en la frontera de lo que un teatro de ópera se puede permitir sin estallar por los aires. Este año salvo Aida y La Bohéme a ese purista lo tenemos desconcertado en el Real.

PAULO SZOT (BARÍTONO)
EL MUSICAL DE BROADWAY
LE ABRE LAS PUERTAS DE LOS
GRANDES TEATROS DE ÓPERA

El barítono Paulo Szot (São Paulo, Brasil) interpreta aFrank Maurrant. Estudió en la Universidad Jaguellónica de Cracovia e hizo su debut operístico con Il Barbiere di Siviglia, en el Teatro Municipal de São Paulo. Desde entonces ha trabajado con muchas compañías de ópera en todo el mundo. Recientemente ha cantado Escamillo (Carmen) en Múnich. En 2008 recibió un Premio Tony por su interpretación de Emile De Beque en el reestreno en Broadway del musical South Pacific. Su carrera operística ha ido en paralelo con el musical americano. Su debut en el Teatro Real recuerda Joan Matabosch fue hace un año con

  • un magnífico concierto con el repertorio de Frank Sinatra, el mismo que hizo en Brasil (CLIKEAR).
  • Es cierto que cuando participé en el musical South Pacific, fue cuando realmente se me abrieron las puertas de los grandes teatros de ópera. Había hecho antes mucha ópera y, de hecho, nos encontramos en Barcelona, pero fue cuando acepté este papel en un gran revival musical americano, el Metropolitan se fijó en mí y otros grandes  teatros de Europa. La experiencia fue realmente  fantástica porque en Broadway se hacen unos 8 espectáculos por semana y es algo que exige mucho de los cantantes, pero no es la gran concentración que exige una ópera. Solamente trabajar sin dañar la voz, que es tu instrumento de trabajo.

EL MALO DE LA PELÍCULA

Paulo interpreta a Frank Maurrant y confirma que 

  • Sreet Scene es una obra  muy interesante porque ocurren muchas cosas a la vez en escena y tienen muchos tipos de música y tienen grandes influencias del verismo. La música de mi personaje Frank Maurrant, es puramente verista y es más diferente de la música más ligera que puede haber en otros personajes, más cercana al mundo de Broadway. Frank es un personaje muy tradicional. No quiere que las cosas cambien e insiste en ser fiel a sus ideas. Es interesante ver a  este personaje, perteneciente al mundo antiguo e incapaz de cambiar, enfrentarse a la nueva generación representada en la pareja que está enfrente y otros personajes que quieren vivir de otra forma, los cuales se presentan con otra música.    
StreetScene 4653 B  
PATRICIA RACETTE / PAULO SZOT
FOTO: JAVIER DEL REAL
 

Tales posturas generacional Kurt Weill las expresa con diversas músicas

  • La música antigua y más pasada de moda es la de Frank, y las nuevas músicas son las de la nueva generación Mi personaje es duro y fuerte  que cree firmemente en su verdad, en sus ideas que podrían cuestionarse. En cualquier caso es muy gratificante y estoy muy contento de hacer el papel del malo

La maldad hay que entenderla, según Paulo, en cuanto que hay que mantener las  tradiciones y no permitir el orden nuevo. De este modo todo funcionará bien.

  • Con respetar la ley y el orden, todo será restaurado, pero la verdad es que esto no es cierto, porque había mucha gente que sufría mucho con esa ley y orden. Por ejemplo las mujeres. Frank critica que salgan, acorten las faldas, está en contra del divorcio y del control de natalidad. Es incapaz de hacer todo eso y los cambios que no soporta hacen que se vuelva loco. 

JOEL PRIETO (TENOR)
SUPERINTERESANTE DARLE VIDA SAM KAPLAN
CON TANTAS FACETAS DIFERENTES
EN ESTA  ÓPERA MUSICAL-JAZZ

Joel Prieto interpreta a Sam Kaplan, hijo de los Kaplan. Estudia derecho y ama a Rose Maurrant (Mary Bevan), la hija de los Maurrant, y le propone huir de aquel barrio para emprender una nueva vida.

   StreetScene 0549 B copia
   MARY BEVAN / JOEL PRIETO
(ENSAYO)

FOTO: JAVIER DEL REAL

Joel Prieto (Madrid) se graduó en la Manhattan School of Music, de Nueva York. Continuó su formación en el Atelier Lyrique de la Opéra national de Paris y, más tarde, en el Proyecto para Jóvenes Cantantes del Festival de Salzburgo. Entre 2006 y 2008 formó parte del conjunto de artistas de la Deutsche Oper de Berlín. Después de recibir tres premios en el Concurso Operalia (Quebec, 2008), su carrera le llevó a los grandes escenario escenarios de ópera En el Real ha participado en Die Zauberflöte. (CLIKEAR)

El participar en Street Scene, le ha abierto la mente no sólo actoralmente sino musicalmente.

  • Además de mi carrera operística, también actué en un musical en París: Carmen la cubana, dirigido por el británico Christopher Renshaw, donde interpretaba a Don José. En Street Scene el poder mezclar el estilo musical con el estilo operístico y además interpretar a Sam que tiene un recorrido actoral pero también musical, es interesante. Mi primera aria toca un poco ese jazz americano y tiene ese blues por el que  de tejas llevar. Durante la noche pasa por estos momentos de verismo de Puccini. Tiene hasta un dueto con Rose en el que toca un poco el teatro musical. Ha sido un reto bastante gratificante. Por otro lado Sam es un chico introvertido que casi no quiere ocupar espacio. Viene de una familia judía, por lo que viene a ser una historia tipo Romeo y Julieta, un "love story", dentro de todas las historias que están sucediendo en Street Scene. Ha sido superinteresante darle vida a este carácter con tantas facetas diferentes en esta  ópera musical-jazz.

¿BUENOS Y MALOS?

Aunque Frank pueda aparecer como el malo de la película, Joan Matabosch subraya que

  • no es una obra de buenos y malos. Es un mosaico crudísimo de la realidad y con un efecto zoom, en el que presenta a determinados personajes a la luz de que son así, porque la realidad les ha llevado a ser así. Lo que hay es una comunidad, iglesias diversas, emigrantes, refugiados de procedencias muy diferentes, sometidos a una tremenda precariedad laboral, a una convivencia muy difícil y muy castigadora entre culturas, muy diferentes, falta de recursos, desahucios por impago, marginación, racismo, a un futuro que para los jóvenes es totalmente incierto y esto provoca que los personajes hagan lo que hacen. No hay malos. Hay, si se quiere, el despertar lo peor de la naturaleza humana: chismorreos, mezquindades…, que están favoreciendo que se cueza una  tragedia, pero el acento de la obra no está puesto en que hay un malo. Los personajes se conforman de una manera maligna, porque están en un entorno y condiciones sociales en las que no pueden hacer otra cosa.    

Patricia pone el acento en la ruptura de la pareja.

  • Es el elemento disfuncional de esa pareja que tienen dos hijos en común, y que hace que Frank rechace absolutamente la realidad y reaccione de esa forma. Frank echa la culpa a su mujer por el comportamiento de sus hijos. Tampoco acepta a la mujer como es. Culpa a la mujer, pues quiere una mujer que se quede en casa haciendo la comida. Es decir un comportamiento puramente sexista.     

¿ÓPERA DE COLLAGE?

  Street scene 1931 B MV5BMTk2NjUwMDcyMl5BMl5BanBnXkFtZTcwOTc0MTAyMQ V1
  STREET SCENE (película1931) 
KING VIDOR
STREET SCENE (película1931) (DVD)
KING VIDOR

Al trabajar con géneros musicales distintos, no es muy descabellado adjudiar el término collage a Street Scene, sobre todo cuando se compone en una época en que en otras artes el collage impera. Tim Murray piensa que no es un collage musical en el sentido modernista de collage en cuanto reunión de paneles abstractos yuxtapuestos.

  • Vuelvo a la idea del "melting pot" (fusión o crisol de culturas), que describe  bien esta  obra  y es lo opuesto al collage, porque lo que  tenemos es una historia estremecedora que nos atenaza con sus situaciones extremas en medio de una ola de calor en este barrio marginal de Nueva York y con mucha tensión en el ambiente. Esto se expresa de la forma más sincera, más fuerte, más cautivadora posible. Puede ser algo inusual, pero no collage. Como decía Patricia Recette hay algo para todos.  Cae la noche y la música suena más a jazz, porque el bueno jazz suena por la noche como todos sabemos; llega la mañana, se despiertan los niños y  suena a juegos de niños en la calle. De hecho Kurt Weill escuchó en las esquinas de Nueva York las canciones infantiles y las reflejó en esta ópera. Estaba obsesionado con el modo vernacular. Es un verismo vinculado también a la expresión vernacular americana. 

KURT WEILL, RESPUESTA AL DOGMA MUSICAL

Bundesarchiv Bild 146 2005 0119 Kurt Weill  
KURT WEILL
FOTO: BUNDESARCHIV BILL
 

Para Joan Matabosch, Kurt Weill viene a ser la respuesta al rechazo del dogma musical que ha imperado en otras épocas según los credos artísticos.

Títulos como Porgy and Bess de Gershim pueden haber  influenciado en  otros títulos americanos como es el caso del mencionado Street Scene y del afamado West  side Story de Leonard Bernstein, preocupado también por el entorno social. Para Tim Murrary

  • en el caso de Porgy and Bess sería una influencia estilística, y llevo con esta obra que dirigí en el Teatro Real, muchos años y me suena a Bernstein. Hay varios elementos comunes. Primero la presencia de diálogos. Kurt Weill insistió mucho en que hubiera lenguaje hablado mezclado con distintos géneros musicales. También está el ritmo musical con aires pop inconexos. De hecho la existencia de Porgy and Bess fue lo que animó a Kurt Weill a componer Street Scene, porque Gershuim mezcló muchísimos elementos y llevó la obra a un teatro comercial de Broadway. De ahí que Kurt Weill pensó hacer una obra tan grande como Porgy y llevarlaa un teatro comercial. Quisiera añadir lo mucho que tuvo que  luchar Kurt Weill para que  los productores aceptaran el aria de Anna Maurrant, que son unos nueve minutos maravillosos de un material operístico. Se dice que Kurt se sentaba al piano y cantaba todos los personajes ante los productores. Era su modo de convencerles. Lo mismo hizo con Street Scene y cando llegó al aria de Anna Maurrant empezó a tocar y tocar y los productores comenzaron a mirarse cada vez más preocupados y le dijeron. ¿Esto es lo que vas a representar en Broadway?" Les dijo:"No, esta es mi visión par una nueva ópera" y consiguió que lo aceptaran. No se equivocó en absoluta. Es una aria emocionante y fantástica.

Parece notorias tales influencias, destacando en West side Story, recuerda Joan Matabosch que, por primera vez, la historia se explica a través de la danza.

  • En Street Scene no es así. Hay danza, pero la historia no se explica a través de la danza. En West side story se da una vuelta de tuerca más en la evolución del teatro musical americano.
Más información
     Street Scene. Kurt Weill. Opera. T. Real
José Ramón Díaz Sande
Copyright©diazsande

FOTO:BOGUSŁAW TRZECIAK

 

Teatro Real
Director: Joan Matabosch
Plaza de oriente s/n
28013 – Madrid
Tf. 91 516 06 60
Metro: Ópera, líneas 2 y 5
Ramal Ópera-Príncipe Pío
Sol, líneas 1, 2 y 3
Autobuses: Líneas 3, 25 y 39
Parking: Plaza de Oriente
Cuesta y Plaza de Santo Domingo
Plaza mayor

www.teatro-real.com